AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Cocina al gusto, diséñala con encanto

La cocina es un espacio que no debe ser excluido del buen diseño de interiores. Elementos como la ventilación y la calidad estéticas son indispensables para brindar comodidad, inspiración y creatividad a toda la familia. 
Carlos Zulbarán
19 noviembre 2014 21:58 Última actualización 20 noviembre 2014 5:0
Cocinas

La cocina debe ser un espacio moderno y de vanguardia. (Cortesía)

Está por concluir el año, y qué mejor manera de recibir el que viene mejorando la casa.

Ya tiene un pretexto, ahora déjese seducir por la creatividad y remodele ese espacio donde se preparan los alimentos y la sazón comienza a conquistar a la familia: la cocina.

En los tiempos modernos en esa área del hogar se desarrollan todo tipo de actividades. Es indiscutible que es un punto de reunión y convivencia, comenta el experto Humberto Márquez.

Al momento de diseñar este lugar se debe estudiar el espacio, el tipo de ventilación, cantidad y calidad de iluminación natural, así como la cantidad de equipamiento que se integrará de acuerdo a las necesidades definidas, la tendencia o imagen que se busca.

“Los elementos que integran la cocina son parte de un todo que define la imagen y sensación que produce. Por eso, las personas buscan aparatos que luzcan elegantes, modernos y sofisticados”, asegura el arquitecto Márquez.

Se recomienda utilizar colores que puedan integrarse fácilmente a cualquier ambiente. No hay un color en específico, todo es en función del resto del espacio. Lo más adecuado es el uso de elementos metálicos con vivos en colores alegres y vistosos, pero en una proporción discreta, sólo como un detalle que resalte.

La tendencia en cuanto al diseño de cocinas sugiere una apariencia sencilla y funcional. Los elementos formados por un diseño minimalista son más preferidos sobre aquellos de aspecto más cargado. “El reto es lograr un diseño elegante que provoque la sensación de amplitud, y a la vez luzca como un espacio cálido y acogedor donde den ganas de cocinar e interactuar”, sostiene el experto.

Es recomendable ubicarla lo más cercana posible del comedor, sin cambios de nivel o escalones que resultan peligrosos. Las superficies de trabajo deben ser firmes, lisas, de fácil limpieza y resistentes a elementos como el calor y la humedad.

Debe estudiarse la ubicación del mobiliario para lograr un correcto funcionamiento en busca de obtener un triángulo de funciones, esto es, contar en primer lugar con una zona de almacenamiento: refrigerador y despensa. Después la zona de preparación, donde normalmente se ubica la tarja. Finalmente, un lugar para preparar o cortar. Por último, la zona de cocción, donde se ubica la estufa, el horno y dar salida finalmente a la comida.

Este espacio no puede tomarse a la ligera, es el lugar donde las amas de casa y mamás consienten a chicos y grandes, por eso debe ser bien estudiado para brindar comodidad, inspiración y creatividad.