AFTEROFFICE
culturas

Cinco iglesias mexicanas con las más extrañas historias milagrosas

Historias de fenómenos inexplicables que sólo toman sentido con la fe. Conocer estos recintos sacros es una atractiva invitación aun para las personas no creyentes, ya sea por curiosidad, interés cultural o la búsqueda de un favor espiritual.
Ma. del Refugio Melchor S.
01 abril 2015 20:5 Última actualización 02 abril 2015 7:44
Cinco imágenes que sólo existen en México y son dignas de visitar en estos días de asueto de Semana Santa. (Cortesía)

Cinco imágenes que sólo existen en México y son dignas de visitar en estos días de asueto de Semana Santa. (Cortesía)

Hay relatos de fenómenos inexplicables que sólo toman sentido con la fe. Historias que han convertido en santuarios a un buen número de iglesias en el país, que son visitadas por miles. Conocer estos recintos sacros las es una atractiva invitación aun para las personas no creyentes, ya sea por curiosidad, interés cultural o la búsqueda de un favor espiritual.

Una Virgen que llora sangre, otra que se rehusó a salir de su poblado, un Cristo que se tornó negro, otro que extendió los brazos y uno más que permaneció roto... Cinco imágenes que sólo existen en México y son dignas de visitar en estos días de asueto de Semana Santa.

1
El Cristo negro de Catedral o Señor Veneno

Su figura destaca en el extremo derecho del Altar del Perdón de la Catedral de la Ciudad de México: un imponente Cristo Negro que se encontraba en la capilla del Seminario de Porta Coeli y en 1935 fue trasladado a la Catedral Metropolitana. La creencia popular es que el también llamado Señor del Veneno absorbe los padecimientos de los feligreses.

Este Cristo bellamente tallado era de color natural, pero en un año no determinado del siglo XVIII, ocurrió un milagro: un clérigo tenía por costumbre besar sus pies después de terminar sus oraciones, pero cierto día, un delincuente quiso envenenarlo al creer que el sacerdote lo denunciaría por una falta en la que lo había descubierto. El malhechor inyectó veneno a la efigie sagrada para matar a su potencial delator. Antes de que el padre pudiera cumplir su acto de veneración los pies del crucificado, la figura se elevaron y se tiñó de negro. El criminal se impactó y se entregó a las autoridades.
Fiesta: 19 de octubre.

Catedral de la Ciudad de México
2
Virgen de los Remedios de Zitácuaro

Don Juan Velázquez de Salazar trajo esta imagen desde España en 1543. Relatan las crónicas que la mula que la transportaba se detuvo abruptamente frente a la iglesia de Zitácuaro y se negó a moverse. "La Virgen se quiere quedar aquí", dijo el evangelizador.

Pasaron los siglos y en 1812 Zitácuaro fue incendiada por orden del general Calleja, las iglesias fueron saqueadas. Las autoridades eclesiásticas que trataban de proteger sus imágenes divinas y de resguardarlas, atestiguaron el milagro: cada vez que se construía una caja de madera para transportar a la Virgen de los Remedios, quedaba chica a la estatuilla en el momento de intentar introducirla en ella; simplemente nunca cabía. Tras varios intentos desistieron, y la historia corrió como pólvora entre los creyentes. La Virgen se quedó y ahora recurren a ella los necesidades de todo tipo de favores.
Fiesta: 1 de septiembre.

Virgen de los Remedios
3
El Cristo de los brazos caídos de Barra de Navidad o del Ciclón

El llamado Cristo del Ciclón es venerado en la iglesia consagrada a San Antonio de Padua y se ubica en el pequeño puerto de Barra de Navidad, en Jalisco. Su historia es reciente, en 1971 cuando el huracán Lily azotaba esta pequeña localidad. Fueron tres días de lluvias constantes que destruyeron las casas de palapa de los humildes pescadores.

Desesperados, los pobladores fueron a orar al templo y fueron testigos de lo que consideraron un milagro. El Cristo bajó los brazos y repentinamente cesó la tempestad. Es la única efigie clavada en una cruz de madera que tiene los brazos caídos y no extendidos como el resto de las imágenes cristianas. Ahora lo visitan los creyentes que buscan sanación a sus padecimientos.

Fiesta: 30 de agosto.

El Cristo de los brazos caídos
4
Cristo Roto de Aguascalientes

El pequeño poblado de San José de Gracia se fundó en 1673, hasta donde llegó en forma anónima la imagen de un Cristo roto. Como ningún arriero parecía ser su dueño, fue llevado al templo y de inmediato florecieron las cosechas de los pobladores que lo adoptaron como el Santo Patrono de San José.

Su origen es misterioso, la historia más escuchada es que un sacerdote buscaba en una tienda de antigüedades un Cristo y encontró uno que no tenía cruz, tenía la cara desfigurada, le faltaba media pierna y un brazo entero. Se lo llevó a su casa y prometió repararlo, pero en la noche una voz le respondió que no lo hiciera porque esos miembros rotos recordaban a los hermanos rotos, mutilados, enfermos y oprimidos.

Actualmente se encuentra una imagen gigante de 25 metros a la que sólo se puede llegar por lancha.

Fiesta: 30 de agosto.

Cristo Roto
5
Virgen que llora sangre en Guadalajara

En el templo de la Inmaculada Concepción, ubicado a unos pasos del Santuario de la Virgen de Guadalupe en Guadalajara, Jalisco, se creó gran conmoción el 24 de octubre de 2014, debido a que una imagen comenzó a derramar lágrimas de sangre. La noticia corrió entre los vecinos, así que todos se congregaron en el recinto eclesiástico para acercarse a la imagen y exponerle sus problemas para tratar de ser merecedores de un milagro.

La estatuilla que tenía un mes de haber sido sometida a un proceso de restauración, con la figura de la Inmaculada Concepción fabricada de mármol, inexplicablemente se le apreció un líquido de color rojo que brota de sus ojos, así como de las palmas de las manos que se encuentran unidas y atadas con un rosario blanco; asimismo, parte de su manto se cubrió con el llanto.

Virgen que llora sangre