AFTEROFFICE
deportes

Cincinnati ante su rival más odiado

Los Cafés, que dieron vida a los Bengalíes, quieren quitarles el invicto. La batalla de Ohio, como también es conocido el choque entre Cleveland y Cincinnati, se remonta a 1968.
Agencias
04 noviembre 2015 22:21 Última actualización 05 noviembre 2015 5:0
Los Bengalíes e han clasificado a playoffs en las últimas 4 campañas, pero en todas fueron eliminados en el juego de comodines. (AP)

Los Bengalíes se han clasificado a playoffs en las últimas 4 campañas, pero en todas fueron eliminados en el juego de comodines. (AP)

Una de las rivalidades más enconadas de la NFL dará inicio a la segunda mitad de la temporada 2015 cuando los Cafés (2-7) visiten a los Bengalíes (7-0). Será en el Paul Brown Stadium de Cincinnati, Ohio, donde los Bengalíes pondrán en serio riesgo su calidad de invicto ante un equipo que, si bien no ha tenido una buena campaña, hará todo lo posible arruinar su marca perfecta.

La batalla de Ohio, como también es conocido el choque entre Cleveland y Cincinnati, se remonta a 1968 cuando Paul Brown, entonces entrenador en jefe de los Cafés, que jugaba en la vieja Liga Nacional, salió del equipo para fundar a los Bengalíes en la naciente Liga Americana.

Su primer enfrentamiento, no obstante, fue hasta 1970, cuando las ligas se fusionaron para crear la NFL y ambas franquicias fueron ubicadas en la División Central de la AFC, por lo que desde entonces se enfrentan dos veces por año.

Hasta el momento, los “felinos” lideran la serie con 44 victorias, a cambio de 39 de Cafés, y los números parecen indicar que dicha tendencia se mantendrá, al menos para este partido, ya que en la temporada 2014 dividieron victorias, en las que cada uno ganó como local.

Cabe destacar que éste es el segundo encuentro en fila que Cincinnati disputará contra un rival de su misma división (Norte), luego que la semana pasada derrotó como visitante a los Acereros de Pittsburgh.

Pese a la victoria, el mariscal de campo Andy Dalton cumplió con una discreta actuación de 23 pases completos en 38 intentos, con ganancia de 231 yardas, un envío anotador a cambio de dos interceptados, con lo que el principal artífice de la victoria fue el pateador Mike Nugent, quien metió tres goles de campo de cuatro intentos.

Para Cleveland, en cambio, será el primero de dos juegos divisionales fuera de casa, debido a que la próxima semana visitará, precisamente, a los Acereros en el Heinz Field, con lo que una victoria ante Bengalíes sería clave para aún aspirar a un boleto de comodín para la postemporada.

Los Cafés vienen de caer a manos de otro líder divisional, los Cardenales de Arizona (6-2, NFC Sur), por lapidario 20-34, luego que terminaron la primera mitad con lo que parecía ser una sólida ventaja de 20-10.

Ahora buscan quien pague los platos rotos, pero ante un rival que está en otro nivel, por lo que parece el peor momento para que el entrenador en jefe Mike Pettine tenga dudas sobre quién será su pasador titular, debido a la irregularidad de sus dos principales candidatos: Johnny Manziel y Josh McCown.

Manziel fue el titular en los dos primeros juegos de la temporada, en los que terminó con marca de 1-1, en tanto McCown ha estado en los controles los seis siguientes, con registro de 1-5. Y aunque los analistas dan casi por seguro que el titular será Manziel, Pettine aseguró, en declaraciones a la página de su equipo en Internet, que la decisión la tomará hasta hoy.