AFTEROFFICE
buena vida

¡Chuza! Accesorios para jugar

Una bola y unos zapatos no son suficientes para practicar. "Hay quien sólo lo practica un día y al siguiente está postrado en la cama del dolor que le provocó el jugar de manera desmedida y con el equipo incorrecto", dice Alex Sánchez, director de la Selección Nacional de Boliche.
Sandra Aguilar Loya
31 agosto 2014 21:49 Última actualización 01 septiembre 2014 5:0
El boliche, cuyos primeros antecedentes se tienen registrados hace 7 mil años en Egipto, ha sufrido una evolución lenta. (Cortesía)

El boliche, cuyos primeros antecedentes se tienen registrados hace 7 mil años en Egipto, ha sufrido una evolución lenta. (Cortesía)

No es considerada una disciplina olímpica, pero sí es un deporte que lo mismo pueden practicar los niños de 5 y hasta los adultos de más de 80 años. El boliche, cuyos primeros antecedentes se tienen registrados hace 7 mil años en Egipto, ha sufrido una evolución lenta en cuanto a las tecnologías para hacer de ésta una disciplina deportiva más llevadera.

Dicen que la mayoría de la gente se acerca al boliche porque alguien tuvo el tino de invitarlos a “pasar el rato” en uno de los diversos establecimientos que existen en la ciudad, sin importar si éstos son serios o no.

Alex Sánchez, director de la Selección Nacional de Boliche, es el vivo ejemplo de ello, pues asegura que fue hace casi 40 años cuando uno de sus hermanos lo invitó a jugar. A partir de entonces es su pasión y comparte sus conocimientos con todos los que quieran hacer de ello una disciplina.

“La constancia y el uso adecuado del equipo son los que harán de la práctica del boliche un disfrute constante. Hay quien sólo lo practica un día y al siguiente está postrado en la cama del dolor que le provocó el jugar de manera desmedida y con el equipo incorrecto”, dice Sánchez.
Una bola y unos zapatos no son suficientes para practicar.

“La tecnología ha sido parte esencial de este deporte, pero ha llegado un poco tarde, porque no fue sino hasta hace por lo menos dos décadas que se ha dado un cambio en algunos de los implementos para practicarlo”, abundó Sánchez.

La evolución de los equipos se dio de forma desmedida en la década de los 90. Hace por lo menos 40 años, las bolas de boliche eran fabricadas de hule como las famosas Manhattan Rubber. Una década más tarde ya eran de uretano y un poco antes el poliéster; ahora se confeccionan de uretano reactivo (con un aditivo especial para las pistas) y eso fue provocando que el boliche fuera aumentando de promedio.

Las pistas dejaron de ser de madera de maple y pino; la primera que se cubría de una laca especial se utilizaba para resistir el golpe de la bola, mientras que la segunda le brindaba mayor tracción a la misma. Ahora las pistas son sintéticas.

Una de las recientes adaptaciones tecnológicas en los accesorios para practicar este deporte es la creación de zapatos especiales con suelas y tacones intercambiables que se acoplan no sólo al tipo de juego, a lo que se necesite en el momento y al tipo de jugador, dependiendo si es diestro o zurdo.

Cada bola es diferente en su construcción y en su desempeño para las diferentes condiciones de las pistas, las cuales son aceitadas para provocar que las bolas se deslicen de distintas formas.

“Es uno de los deportes con mayor dificultad para ejecutarlo. Será la constancia del jugador lo que lo lleve a ajustar los ángulos, la velocidad, el giro de la bola, cosas que sólo llegan con la experiencia y el conocimiento. Habemos quienes tenemos más de cuatro décadas jugando y todavía sigue implicándonos un reto. Lo bonito es que cualquier persona, de cualquier edad puede ser el ganador”, finalizó Alex Sánchez.

Un día para el bolichista turista, esos que van a jugar para pasar el rato, no es necesario que cuente con equipo sofisticado, pues lo encontrará en los establecimientos a los que asista. Por ejemplo, en los pertenecientes a la cadena The AMF Bowling Co., una línea de 10 tiros tiene un costo aproximado de 40 y el alquiler de los zapatos es de unos 20 pesos.

Para quienes quieren hacer de éste una constante, es recomendable tomar clases de una hora u hora y media, con un costo aproximado de 250 pesos por día. Hacerse de una bola de medio rendimiento de 2 mil 500 pesos; adquirir zapatos de entre mil 200 o mil 500 pesos.

Un profesional requiere de cuatro o cinco bolas de boliche ideales para su peso y poderse adaptar a las condiciones de las pistas; zapatos que van desde los 2 mil 500 a los 3 mil pesos; además de una muñequera que le ayude a hacer diferentes tipos de tiros; una maleta, una bola de brea que absorbe el sudor de la mano, toallas para limpiar el aceite de la bola de boliche y un líquido especial para la misma, todos de distintos precios.

Una de las tiendas virtuales especializadas en la venta de artículos para boliche es www.derbybowling.com.mx, en donde podrá encontrar todo lo necesario para disfrutar de este deporte que gusta a grandes y chicos.