AFTEROFFICE
deportes

China y su ambicioso plan para dominar el futbol mundial

China está dispuesta a convertirse en la élite del futbol mundial, y para lograrlo, apuesta por contratos millonarios con acuerdos sin precedentes. Empresas chinas han invertido mil 700 millones de dólares en activos deportivos, principalmente en el deporte más popular del mundo.
Redacción
12 julio 2016 13:36 Última actualización 12 julio 2016 17:6
Superliga China

Los abultados salarios son la principal estrategia para que el talento futbolístico de Europa y América inunde las canchas del país asiático. (Especial)

Poco después de que su avión aterrizó en el aeropuerto internacional de Pudóng en Shanghái, cientos de fanáticos rodearon entre cánticos a al astro del futbol brasileño, Hulk, mientras se abría paso entre la multitud el 29 de junio. El futbolista, que acaba de firmar un acuerdo sin precedentes con el Shanghái SIPG, es la más reciente estrella del futbol en fichar en el país.

China, que durante mucho tiempo estuvo alejada del futbol, ha emprendido una ola de compras sin precedentes en la historia del juego. El dinero chino, por supuesto, ha estado fluyendo hacia todo tipo de sectores: tecnología, salud, comercio minorista y cualquier otro que se le pueda ocurrir. Y ahora el elegido es el futbol, iniciativa que sigue a las inversiones en el juego realizadas por Rusia y el Medio Oriente.

Lo que diferencia a China es la velocidad y la magnitud del recién descubierto apetito del país por todas las cosas que tienen que ver con el futbol. Las empresas chinas han invertido mil 700 millones de dólares en activos deportivos –la gran mayoría en relación al futbol– desde comienzos de 2015, según datos de Bloomberg. Hace apenas cinco años, esa cifra era de cero.

1
HULK

El club Shanghái SIPG acaba de romper una vez más el récord chino con su acuerdo para adquirir a Givanildo Vieira de Souza, popularmente conocido como Hulk, por 61 millones de dólares.

Hulk

IMPORTACIÓN DE TALENTOS
Lideradas por algunos de los hombres más ricos del país, entre ellos Wang Jianlin, fundador de Dalian Wanda Group Co. y Jack Ma de Alibaba Group Holding Ltd., las empresas chinas están participando en las negociaciones de casi todos los activos de futbol a la venta. En los últimos meses, una increíble serie de acuerdos ha sacudido al sector – entre ellos destacan el fichaje de jugadores y entrenadores, las inversiones chinas en clubes legendarios y la adquisición de medios de comunicación deportivos.

Sin embargo, lo más sorprendente ha sido la repentina prisa de los equipos por pagar grandes sumas de dinero en materia de importación de talentos. Los clubes de la Superliga china invirtieron más que cualquier otro país el invierno pasado, gastando un total de 280 millones de dólares en estrellas del futbol europeo.

Shanghái SIPG, un equipo que es propiedad de Shanghai International Port Group, acaba de romper una vez más el récord chino con su acuerdo para adquirir a Givanildo Vieira de Souza, popularmente conocido como Hulk, por 61 millones de dólares. El Guangzhou Evergrande, campeón de la Liga, fichó por 46 millones de dólares al delantero colombiano Jackson Martínez, que quiere regresar al futbol europeo.

No todo ha sido miel sobre hojuelas. El club Hanei Fortune, en donde militan Ezequiel Lavezzi y Gervinho, propuso la histórica cifra de 50 millones de euros por temporada al delantero argentino Gonzalo Higuaín, oferta que rechazó. La información, publicada por Sky Sports, explica que el astro del Nápoles se negó a aceptar la oferta porque a sus 29 años busca ligas más competitivas para continuar su carrera. 

Hace dos meses el Southampton anunció la venta del delantero internacional italiano Graziano Pellè al Shandong Luneng. El delantero, de 30 años, fue uno de los jugadores más destacados de la escuadra azzurra en la Eurocopa de Francia 2016, y cobrará 15 millones de euros por temporada, cifra que sería inviable en el futbol europeo.

Nadie se quiere quedar atrás, el club Jiangsu Suning, que ocupa la mitad de la tabla, le arrebató el astro brasileño Alex Teixeira al Shakhtar Donetsk por 56 millones de dólares; además, contrató al también brasileño Ramires, mediocampista del Chelsea, por 36 millones de dólares.

El nivel del futbol profesional en China es muy bajo, y la llegada de estrellas extranjeras no garantiza que su futbol mejore, pero es probable que los fanáticos chinos vean más rostros que ya son conocidos en el futbol europeo. Los abultados salarios son la principal estrategia para que el talento futbolístico de Europa y América inunde las canchas del país asiático.

Con Información de Bloomberg.