AFTEROFFICE
deportes

Chile y Argentina, finalistas con gran potencia ofensiva

La final de la Copa América 2015 será inédita, ya que en 1955 Argentina se coronó en tierras chilenas cuando el torneo se disputaba por puntos. La Selección albiceleste sumó nueve unidades para superar por dos a los anfitriones. La cita es este sábado 4 de julio.
Ma. del Refugio Melchor S.
30 junio 2015 22:13 Última actualización 01 julio 2015 5:0
Chile buscará que la localía sea ese impulso extra que le ha faltado para conseguir el título continental. (Reuters)

Chile buscará que la localía sea ese impulso extra que le ha faltado para conseguir el título continental. (Reuters)

Uno nunca la ha ganado, el otro tendrá una nueva oportunidad de coronarse después de 22 largos años. En una final de invictos, el anfitrión Chile buscará su primer título en cualquier competencia de futbol ante Argentina, que llegará como favorita después de golear en semifinales a Paraguay.

La final de la Copa América 2015 será inédita, ya que en 1955 Argentina se coronó en tierras chilenas cuando el torneo se disputaba por puntos. La Selección albiceleste sumó nueve unidades para superar por dos a los anfitriones.

Será un desenlace atractivo para los aficionados por el estilo ofensivo que tienen, considera el cronista deportivo Jorge Ventura. “Chile llega con mayor capacidad goleadora, pero se enfrentó con rivales de menor cuantía, los organizadores pavimentan el camino al equipo de casa; los chilenos andan buscando una Copa que desde hace 99 años no la han podido ganar; de hecho nunca han podido ganar nada a niveles internacionales con Selección”.

La Roja es la única de las cuatro Selecciones fundadoras que nunca ha ganado la Copa América: en 33 participaciones ha perdido cuatro finales y cuando fue anfitrión cedió el trono dos veces a Uruguay y cuatro a Argentina.

Esta sequía de títulos resulta difícil de entender por la gran calidad de los jugadores chilenos. “Es algo que sólo se puede explicar desde la mente. Ni la suerte ni la categoría han sido factores para justificar esas derrotas”, declaró Elías Figueroa, uno de los mejores defensas de la historia, a la cadena británica BBC.

A pesar de tener 14 trofeos de campeón en sus vitrinas, Argentina no festeja un título continental desde 1993 cuando le ganó 2-1 a México en la final. La principal razón, señala Jorge Ché Ventura, ha sido la falta de continuidad en la dirección técnica.

“Los argentinos somos un problema ya por ser argentinos, discutimos todo, no estamos de acuerdo en nada, ni con la política. El futbol es una religión, tiene una preminencia enorme en todas las polémicas familiares; todos sabemos, todos somos directores técnicos, esa presión mediática y de la gente causa una falta de continuidad”.

Ahora hay que dar crédito al proceso que encabeza Gerardo Martino. “En lo personal me agrada Argentina, ha desplegado un futbol bastante brillante, aunque considero que no juega con la característica más apropiada del argentino, de toque constante, pero está logrando un cierto equilibrio”, agrega el cronista con 58 años de carrera.

La otra buena noticia para los argentinos es que su estrella Lionel Messi finalmente ha logrado explotar su potencial, aunque no como lo hace en Barcelona. “Allá los defensas son de palo, los siembra con una gran facilidad y acá debe enfrentar a defensores mucho más hábiles que lo esperan y le cierran los espacios”.

Jorge Ventura sólo ve un problema para Argentina: “Hay una enorme diferencia entre el potencial de medio campo hacia el frente que el de la media cancha hacia atrás. Uno busca estrellas atrás y sólo encuentra a Mascherano, los demás pueden jugar cualquiera y no sabemos ni cómo se llaman”. Chile tendrá que explotar esa debilidad si quiere festejar el primer título de su historia futbolística.