AFTEROFFICE
buena vida

Chile, tour culinario al aire libre

La voz experta. Su embajador en México, Ricardo Núñez Muñoz, recomienda recorrer alguna de las 10 rutas de vino y probar alguno de sus productos del mar, como el congrio.
Nelly Campos
21 junio 2014 20:21 Última actualización 22 junio 2014 5:0
vino, Bloomberg

Bike & Wine Tour es la alternativa perfecta para conocer tres bodegas de los viñedos del Alto Maipo. (Bloomberg)

Valles fértiles, desiertos, glaciares, ciudades modernas, vida nocturna, actividades extremas o encuentros románticos, son tan solo algunas de las opciones que Chile ofrece a los viajeros, las cuales pueden ser aderezadas por su comida.

Y es que además de deleitar el paladar, los turistas podrán conocer un poco más sobre la cultura, historia y tradiciones que forman parte de este país, explicó en entrevista Ricardo Núñez Muñoz, embajador de este país en México.

“La mayor parte de nuestro arte culinario, tiene sus raíces en lo que nos dejaron los españoles, ejemplo de ello son las cazuelas, las empanadas, la manera en que preparamos nuestros cortes de carne, pero sobre todo el vino, que es uno de los aspectos más importantes en nuestra gastronomía”, señaló.

Agregó que la cultura del vino es posible gracias a la zona localizada entre las cordilleras de Los Andes y La Costa, caracterizada por poseer valles fértiles con condiciones especiales como la marcada diferencia de temperaturas entre el día y la noche.

“Por ejemplo, el Valle de Colchagua es el mejor productor de cepas tintas como Cabernet Sauvignon, Carménère y Syrah. En el Valle de Casablanca se expresan mejor las cepas blancas como el Sauvignon Blanc, el Chardonnay y el Pinot Noir”, comentó.

Por las rutas del vino

Núñez Muñoz, explicó que en Chile existen 10 rutas del vino de acuerdo al valle de origen: Aconcagua, Cachapoal, Casablanca, Colchagua, Curicó, Elqui, Limarí, Itata, Maipo y Maule, con excursiones para conocer la historia, el proceso de elaboración y por supuesto, degustar una o más copas de vino en una cena maridaje.

Comentó que una de las opciones preferidas por los turistas es en Maipo, ya que pueden conocer la tradición vitivinícola a través de “La Bicicleta Verde”, actividad que permite recorrer las calles de la ciudad y las viñas andando en bicicleta y conocer otros rincones de manera más sustentable.

Bike & Wine Tour es la alternativa perfecta para conocer tres bodegas de los viñedos del Alto Maipo. La degustación se realiza directamente desde de las barricas en la última de las viñas del recorrido que además es orgánica. La experiencia incluye los traslados desde y hasta el valle, almuerzo, bicicletas de montaña, casco y degustaciones.

Los visitantes cuentan con guía privado bilingüe quien entrega información sobre los diferentes recorridos. Finalmente el paseo termina con una degustación de los vinos más destacados y un almuerzo campestre de comida típica chilena.

Locos y choritos

Finalmente, el embajador recomienda probar la comida del mar, siendo el congrio, la merluza, la corvina, el loco y el chorito, los pescados y mariscos más representativos de su gastronomía

“Tenemos una gran variedad de peces, mi favorito es el congrio, el cual es muy parecido a una culebra de mar, yo sé que diciendo esto puede sonar muy poco antojable, pero les aseguro pero es lo más sabroso que puede haber en nuestras costas” explicó.

Y es que este país posee 4 mil 300 kilómetros de playas y costas, haciendo que las machas, los ostiones, las almejas, los erizos, las ostras y locos formen parte del menú desde los más simples restaurantes hasta aquellos de alta gastronomía chilena, una rica mezcla de antiguas tradiciones, como el Curanto de Chiloé, mariscos cocidos al vapor que se hacen en la tierra sobre piedras calientes.