AFTEROFFICE
deportes

Chile, en la antesala de la final en Copa América

La Selección de Chile derrotó 1-0 a Uruguay en un partido que se decidió cerca del final, y terminó en escándalo por la expulsión de dos futbolistas de la "celeste". Avanza a las semifinales de la Copa América por primera vez desde 1999.
Agencias
24 junio 2015 22:12 Última actualización 24 junio 2015 22:15
Jorge Valdivia cedió a Mauricio Isla, quien prendió un disparo raso pegado al poste izquierdo que hizo explotar el estadio Nacional. (Reuters)

Jorge Valdivia cedió a Mauricio Isla, quien prendió un disparo raso pegado al poste izquierdo que hizo explotar el estadio Nacional. (Reuters)

SANTIAGO.- La Selección de Chile sufrió pero fue mejor en la cancha y mereció el triunfo de 1-0 sobre su similar de Uruguay, para así avanzar a semifinales de la Copa América 2015, en duelo disputado en el estadio Nacional.

La anotación de la victoria fue obra de Mauricio Isla, al minuto 81 de este duelo que estuvo “calientito”, sobre todo al final con un conato de bronca que no pasó a mayores. Con este resultado, el conjunto “andino” se verá las caras en semifinales con el ganador de la serie de cuartos de final entre Bolivia y Perú, que se disputará este jueves.

A lo largo del torneo, el balón ha estado del lado local, sin embargo, el trámite del juego fue muy cerrado para Chile, que se encontró precisamente con lo que se esperaba: un cuadro “charrúa” tosudo, que metió la pierna fuerte y que esperaba un error del rival para aprovecharlo.

Fue evidente que el futbol lo puso el conjunto del argentino Jorge Sampaoli, sólo que pasado el mediocampo se encontraron con una zaga bien parada, que poco le permitió hacer para inquietar a Fernando Muslera.

Por su parte, los pupilos del “profesor” Óscar Washington Tabárez sabían que era imposible jugarle de tú a tú a los anfitriones, por lo que aguantaron bien los embates e intentaron ir al frente, pero con poco éxito para abrir el marcador.

En el complemento la tónica fue prácticamente la misma, hasta que los charrúas se quedaron con un hombre menos por la expulsión de Cavani, quien había estado cerca de abrir el marcador en un disparo de media distancia que se fue apenas por encima del travesaño.

Uruguay parecía que iba a soportar el temporal chileno e iba a obligar a los tiempos extra, sin embargo, a nueve minutos del final, un despeje al centro de Muslera fue tomado por Jorge Valdivia para ceder a Mauricio Isla, quien prendió un disparo raso pegado al poste izquierdo que hizo explotar el estadio Nacional.

Desesperado y ya con mucha impotencia, los uruguayos se quedaron con nueve hombres por la expulsión de Jorge Fucile, lo que hizo imposible cualquier intento de empate, para así dejar el trono que ganaron hace cuatro años y dejar que Chile saliera con el triunfo y se pusiera en la antesala de la final.