AFTEROFFICE
deportes

Chapecoense vuelve a un partido internacional

El equipo brasileño debuta ya en la Copa Libertadores 2017 con un plantel renovado tras la tragedia aérea que lo diezmó. Vagner Mancini es el encargado de la profunda reconstrucción, con una idea clara: ganar es "el mejor homenaje" a los héroes caídos.
AP
07 marzo 2017 19:39 Última actualización 07 marzo 2017 19:53
El equipo brasileño con un equipo renovado. (AP)

El equipo brasileño con un equipo renovado. (AP)

El Chapecoense debuta ya en la Copa Libertadores 2017 con un plantel renovado tras la tragedia aérea que lo diezmó. Vagner Mancini es el encargado de la profunda reconstrucción, con una idea clara: ganar es "el mejor homenaje" a los héroes caídos.

La vida sigue y llegó este martes en la noche el estreno del Chape ante el Zulia FC en un repleto estadio Pachencho Romero de Maracaibo, escenario con capacidad para 40.000 espectadores.

"El mejor homenaje posible es entrar al campo respetando la camiseta de Chapecoense y jugar de la mejor manera posible. No hay mejor homenaje que ganar partidos", afirmó Mancini, nuevo entrenador del equipo brasileño en la víspera del encuentro por el Grupo 7.

1
  

 

(AP)

Artur Moraes, João Pedro, Grolli, Nathan, Reinaldo, Moisés Ribeiro, Andrei Girotto, Luiz Antonio, Arthur, Wellington Paulista y Niltinho fueron los once elegidos por Mancini para el encuentro.

Moisés Ribeiro formaba parte del plantel de 2016, pero una lesión le sacó de la expedición que sufrió el accidente que dejó 71 muertos el 28 de noviembre, incluidos 19 jugadores del club brasileño y el técnico Caio Junior.

Los próximos adversarios de Chapecoense serán el argentino Lanús y el uruguayo Nacional, el 16 de marzo y el 18 de abril, respectivamente.

UN CORAZÓN INMENSO
Entre la multitud que acudió al esperado compromiso se encontraban 'torcedores' de Chapecoense, orgullosos de ver a su amado equipo reaparecer en la escena internacional.

Uno de ellos era Alexandre Tozzo, de Chapecó, pequeña ciudad de 200 mil habitantes en el sur de Brasil. "Somos un equipo pequeño, en una ciudad pequeña, pero tenemos un corazón inmenso", dice.

Alexandre, de 30 años, despliega orgulloso una bandera de Brasil junto a otros compatriotas con los cuales se cruzó a su llegada al Pachencho Romero, George y Jose. "¡Força Chape!", gritan los tres a todo pulmón.

1
  

  

(AP)

MEJORAR DÍA A DÍA
Un par de meses de trabajo ha tenido Vagner Mancini desde que asumió el reto de suplir a Caio Junior.

"Hablamos de un equipo que lleva solamente 60 días trabajando junto y es lógico que tengamos cosas que corregir (…), pero Chapecoense cada juego está mejor estructurado, jugando mejor", expresó Mancini.

Chapecoense reapareció el pasado 21 de enero para un amistoso contra Palmeiras en su feudo -el Arena Condá- y ahora compagina la Libertadores con dos torneos: el Campeonato Catarinense y la Primeira Liga.

"Falta mucho trabajo por hacer", declaró el arquero Moraes, si bien siente que la plantilla va acoplándose mejor en cada presentación del apretado calendario. Para él y sus compañeros, la Copa Libertadores podría ser un punto de inflexión, comenzando por el choque contra el Zulia.

Caio Junior había llevado a Chapecoense a conquistar inesperadas metas: un equipo que en 2009 jugaba en la Cuarta División del fútbol brasileño se ganaba en 2016 el derecho de enfrentar al colombiano Atlético Nacional-campeón de la pasada Libertadores- en la final de la Copa Sudamericana-2016.

No pudo hacerlo, pues el avión que llevaba al plantel a Medellín se estrelló en una zona montañosa próxima a la ciudad. Atlético Nacional decidió cederle el trofeo.

1
  

  

(AP)

COLUMNAS
Solo tres de los futbolistas que hicieron el trágico viaje a Medellín sobrevivieron: el portero Jakson Follmann, a quien le fue amputada la pierna derecha por debajo de la rodilla; el central Neto y el lateral Alan Ruschel.

Neto y Ruschel fueron inscritos en la Copa Libertadores, aunque no están presentes en el encuentro contra el Zulia, pues todavía deben tener paciencia para reaparecer. Son columnas del viejo Chapecoense que pueden ayudar a sostener la nueva edificación.

La tormenta de emociones provocada por el accidente sigue a flor de piel y Mancini ha mostrado preocupación, porque ello "acaba pesando en el desempeño" de todos en el club.

Canalizar esas emociones positivamente es el reto que tienen por delante el timonel y sus dirigidos para hacer valer su consigna: no hay mejor forma de honrar a las víctimas que jugar bien y ganar.