AFTEROFFICE
DEPORTES

Chapecoense: a un año
de la tragedia

A un año de una de las mayores tragedias de la historia del futbol, el equipo se esfuerza en mantener su estabilidad a la par que continúa el esfuerzo por encontrar a los verdaderos propietarios de la aeronave en la cual perdieron la vida 77 personas.
Redacción
28 noviembre 2017 20:9 Última actualización 28 noviembre 2017 20:15
Chapecoense

(Especial)

El 28 de noviembre de 2016 se vivía una de las mayores tragedias en la historia del futbol. Un avión con 77 personas a bordo, incluyendo a los jugadores del equipo brasileño Chapecoense, se estrelló en una zona montañosa del noroeste de Colombia. 

El equipo se dirigía a Medellín, Colombia para disputar la final de la Copa Sudamericana 2016 ante el Atlético Nacional; en el percance fallecieron 71 muertos y sólo hubo seis sobrevivientes.

El accidente, el peor en la historia del futbol brasileño, destruyó el sueño del Chapecoense, un equipo que se volvió un ejemplo de éxito en Brasil, y que durante el torneo eliminó a equipos con historia y trayectoria internacional como Independiente y San Lorenzo de Argentina.


La aeronave, propiedad de la empresa Lamia, partió del aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, con 72 pasajeros y 9 tripulantes, y fue reportada como extraviada hacia las 22:15 horas de ese día, tiempo local.

La oscuridad de la noche y las malas condiciones climatológicas impidieron la operación de helicópteros militares y civiles para apoyar las labores de rescate, informaron fuentes castrenses.

En un principio se informó que eran 75 los muertos, porque se pensaba que habían abordado 81 personas; sin embargo, por la tarde de este martes, las autoridades colombianas precisaron que sólo subieron a la aeronave 77 personas.


Gianni Infantino, presidente de la FIFA, externó sus condolencias y afirmó que ese era "un día muy, muy triste para el futbol". Pelé, Neymar Jr, Lionel Messi, Maradona, el Chicharito Hernández y Luis Suárez fueron algunas de las estrellas del futbol que expresaron su pesar ante la tragedia.

Tras la tragedia, el presidente Michel Temer decretó luto oficial de tres días y Juan Manuel Santos, mandatario de Colombia manifestó su solidaridad con los familiares de las víctimas.

Entre los fallecidos figuran una veintena de periodistas de emisoras de radio, canales de televisión y otros medios de comunicación que viajaban para la cobertura del partido.

Sandro Pallaoro, presidente del club brasileño y uno de los que perdió la vida en el accidente, había tomado las riendas del equipo en 2010 para en seis años llevarlo de la tercera a la primera división y a una final continental.

1
 

 

Chapecoense


El portero suplente Jackson Follman sufrió la amputación de una de sus piernas para poder salvarle la vida; él, junto con Alan Ruschel, Hélio Neto, Rafael Valmorbida, Ximena Suárez y Erwin Tumiri, sobrevivió al avionazo.

A un año de la tragedia, el equipo busca volver a la normalidad y entre sus logros, destaca su permanencia en la Serie A brasileña; su directiva encomendó las riendas de éste a Vagner Mancini, quien duró en el puesto hasta julio de este año.

Después del accidente, de acuerdo con el periódico La Vanguardia, a principios de 2017 el conjunto brasileño sólo tenía dos jugadores, por lo que se tenía que rehacer un equipo entero.

"Fue un año muy complicado para nosotros. Pero hemos conseguido el objetivo que era la permanencia en la Serie A a falta de tres jornadas para finalizar el torneo”, explicó el jugador del Chapecoense Tulio de Melo en una entrevista televisiva.


La escuadra se reforzó con jugadores jóvenes de categorías inferiores y contrató futbolistas deseosos de ver renacer al club, como de Melo.

Allan Ruschel, Jakson Follman y Helio Neto fueron los jugadores que sobrevivieron al accidente y de ellos, el primero es el único que ha vuelto a las canchas

Las investigaciones de expertos en materia aeronáutica determinaron que el avión cayó por una presunta irresponsabilidad del piloto-dueño de la aerolínea, Miguel Myke Quroga, quien no la reabasteció de combustible.

Después de un año, las familias de los fallecidos no han recibido ningún tipo de indemnización; meses después de la tragedia se descubrió que el seguro de accidentes de la compañía aérea había caducado, por lo que el trabajo actualmente está centrado en encontrar a los verdaderos propietarios de Lamia.