AFTEROFFICE
deportes

Cavaliers y su banca de lujo

Los Cavaliers de Cleveland cuenta con cuatro jugadores suplentes que fueron figuras en otros equipos y, aunque no son protagonistas, dos de ellos tienen la oportunidad de levantar su primer título.
Alain Arenas
22 mayo 2017 22:34 Última actualización 23 mayo 2017 5:0
Smith, Williams y Korver tendrían la oportunidad de retomar el protagonismo que en algún momento tuvieron. (Mónica Rodríguez)

Smith, Williams y Korver tendrían la oportunidad de retomar el protagonismo que en algún momento tuvieron. (Mónica Rodríguez)

J.R. Smith vivía su tercera temporada en la NBA y primera con los Nuggets de Denver cuando sucedió el accidente. Conducía su camioneta todoterreno en la avenida Millestone Township, al oeste del centro de Nueva Jersey. Como copiloto iba Andre Bell, su amigo de la infancia. El basquetbolista ignoró la luz roja del semáforo. Pisó el acelerador y cuando cruzaba la vía chocó con un camión, de acuerdo a los informes policiacos de la metrópoli estadounidense.

El jugador, según la agencia AP, sufrió una lesión leve en el hombro izquierdo y rasguños en su brazo derecho. Bell no tuvo la misma fortuna. Tuvo una fractura en el cráneo, la cual hizo que falleciera en un hospital local dos días después.

Smith fue acusado por homicidio en un juicio que duró dos años. Libró una condena de varios años en prisión y fue sentenciado a pasar un día en la cárcel por conducir irresponsablemente y sentenciado a cumplir 500 horas de servicio comunitario. En ese tiempo también tuvo dos infracciones de tránsito por conducir a exceso de velocidad, le fue retirada su licencia para conducir y la NBA lo suspendió siete partidos.

En esa misma temporada coincidió que George Karl, su entonces entrenador, dijo en una conferencia de prensa que si no era disciplinado dentro y fuera de la cancha lo dejaría en la banca. El coach cumplió su amenaza dos campañas más tarde y le explicó –según una historia publicada por el portal Grantland en 2012- que su último destino como profesional sería como suplente.

El jugador fue transferido a los Knicks en 2011, organización en la que se convirtió en una de las estrellas del equipo, al lado de Carmelo Anthony. Promedió 18 puntos por partido en la campaña 2012-13, pero no pudo mantener el ritmo y, paulatinamente, fue relegado a la banca. Tres años después de su llegada a la Gran Manzana fue contratado por los Cavaliers de Cleveland- que hoy juegan el quinto juego de la serie de la final de la Conferencia Este ante Boston-, pero sin la garantía de ser titular.

Smith alternó su rol en el equipo. A cambio encontró estabilidad y levantó su primer título en la temporada pasada, cuando ayudó a los Cavs a que vencieran en la final a los Warriors de Golden State en siete partidos.

El jugador, de 31 años, fue la primera exestrella que fortaleció a la franquicia. La segunda llegó la temporada pasada con Richard Jefferson, guardia que brilló con los Nets de Nueva Jersey entre 2002 y 2008. Esta temporada continuó la tendencia con la contratación de Deron Williams, movedor de balón que vivió sus mejores años entre 2005 y 2015 en Utah y Brooklyn, y Kyle Korver, guardia que destacó entre 2010 y 2016 con Chicago y Atlanta. Todos tuvieron la coincidencia de que no pudieron ser campeones en sus equipos anteriores.

La firma de estos jugadores se da como una medida preventiva ante las lesiones que se puedan presentar. En la final de la temporada 2014-15, Kevin Love y Kyrie Irving –guardia y movedor de balón titulares del equipo- salieron lastimados y sólo pudieron disputar un partido de la serie por el campeonato. Matthew Dellavedova y Timofei Mosgov los suplieron, pero anotaron menos de la mitad de los puntos que ellos aportaron durante la temporada. Cleveland perdió aquel título en cinco juegos.

Si las lesiones volvieran a aparecer, LeBron James, Irving y Love –las estrellas de los Cavaliers- cuentan con suplentes de calidad que puedan ocupar su posición. Smith, Williams y Korver tendrían la oportunidad de retomar el protagonismo que en algún momento tuvieron en sus carreras.