AFTEROFFICE
DEPORTES

La carrera panamericana ya marcha por México

Desde 1950 se realiza la Carrera Panamericana en México, la cual inició este viernes en el puerto de Veracruz. Este año, el piloto francés Hiliare Damiron y la navegante mexicana Liz Tejada arrancaron desde la primera posición. 
Domingo Aguilar
16 octubre 2014 20:50 Última actualización 17 octubre 2014 21:59
Ésta será la edición 32 de la Carrera Panamericana, la cual se realiza desde 1950. (Cortesía Carrera Panamericana)

Ésta es la edición 32 de la Carrera Panamericana, la cual se realiza desde 1950. (Cortesía Carrera Panamericana)

Este viernes, 89 bólidos y sus tripulaciones arrancaron del puerto de Veracruz para dar inicio a la edición 32 de la Carrera Panamericana. En la pole position de este año partieron el piloto francés Hiliare Damiron y la navegante mexicana Liz Tejada; ambos a bordo de El Commander.

El carro de esta dupla pertenece a la división de Turismo Mayor. “Es la categoría más alta de todas las que hay en la carrera (10). Se puede resumir en que se apega a un reglamento exacta y técnicamente igual al de Nascar Sprint Series de Estados Unidos. Es el mismo motor: un V8 360cc que es de seis litros con un carburador específico. Bajamos un poco la potencia, no tenemos 800 caballos de fuerza, pero tenemos entre 550 y hasta 650, porque el motor necesita durar siete días”, explicó el galo, quien el año pasado logró ganar 17 etapas.

En los más de 3 mil kilómetros de ruta existen 54 fases de velocidad (entre siete y nueve por día), las cuales están intercaladas con secciones donde se respeta el reglamento vial. En los tramos donde se compite contra reloj, la circulación se vuelve exclusiva para los inscritos en la única competencia sobre carretera que queda en el mundo. La Policía Federal colabora con la organización de la justa y es la que se encarga de la logística de clausura durante esos tramos.

Se parte del nivel del mar y hay secciones de la ruta en los que se superan los 2 mil 500 metros de altura. “Afecta muchísimo al coche y al piloto si no está bien preparado. Le puede faltar el oxígeno y el esfuerzo o concentración que tiene a una altura puede variar en otra. Al auto lo afecta porque la carburación necesita ser reevaluada cada vez que subimos 500 u 800 metros. Ése es un reto real para los mecánicos”, aseguró Damiron, quien es CEO de Grupo Willlis México. El vehículo trabaja de tal manera que es necesario detenerse tres veces por día para cargar gasolina, además, cada 48 horas se cambian los neumáticos para rodar en condiciones óptimas.

Esta competencia en territorio nacional empezó a celebrarse en 1950 y siguió hasta 1954, año en que se suspendió. 

“En el 53 hubo muchos fallecimientos en carreras del mundo y en la Panamericana también. En 54 hubo todavía más muertes de pilotos, tripulantes y público porque no había control sobre éste. Hubo cerca de 20 fallecimientos entre 1954 y 1955”, relató el francés.

Ese último año también se registró uno de los peores accidentes en la historia del automovilismo: durante las 24 horas de Le Mans, el auto de Pierre Levegh despegó, se partió en cuatro y causó alrededor de 80 decesos. La falta de seguridad en relación con los autos detuvo La Pana por más de tres décadas, hasta que se retomó en 1988.