AFTEROFFICE
deportes

Carlos Navarro, férrea voluntad en el tatami

De Río 2016 no se pudo traer la medalla de bronce, pero sí la experiencia suficiente para retomar el gusto por su disciplina; tan sólo cuatro meses después, el taekwondoín mexicano Carlos Navarro pudo tomar revancha y se llevó el Grand Prix final ante el mismo rival con el que compitió en la pasada justa veraniega.
Alain Arenas
19 diciembre 2016 21:44 Última actualización 20 diciembre 2016 5:0
El cetro significó el quinto en el año para el mexicano y el décimo segundo desde que compite en nivel mayor. (Especial)

El cetro significó el quinto en el año para el mexicano y el décimo segundo desde que compite en nivel mayor. (Especial)

El combate ante el libio Yousef Shriha en Río 2016 significó su debut en Juegos Olímpicos. Dice que no se sintió nervioso y sí feliz porque los 12 años de entrenamiento se coronaron en aquel momento. El mexicano vapuleó a su rival 23-9 en el primer combate y avanzó a los cuartos de final. Ahí siguió enfilado y derrotó al brasileño Venilton Teixeira. En la semifinal no pudo doblegar al chino Shuai Zhao y sus opciones para ganar medalla estuvieron condicionadas a una victoria ante el surcoreano Tae-Hun Kim.

“Minutos antes de subir al tatami en la pelea por la medalla de bronce, observé el ambiente del público y a todos los que estaban en la organización del evento. Caí en cuenta de la magnitud del torneo”, cuenta Navarro. “Nunca me afectaron las críticas a los atletas o las rencillas que tenían la Conade y el Comité Olímpico Mexicano, pero me sentí nervioso cuando vi al público y no pude quitármelo de la cabeza durante el combate. Me desconcentré y perdí la medalla”.

El peleador de 20 años relata que fue uno de los momentos más complicados de su joven carrera. Le tomó algunas semanas replantearse si competiría en lo que quedaba del año. Su familia y el grupo de entrenadores de la Selección nacional de taekwondo le dieron ánimos para que continuara en competencia.

“En el combate ante el surcoreano dejé de divertirme, por eso perdí. Soy alegre, siempre tengo una sonrisa en cualquier aspecto de la vida y sobre el tatami no es la excepción”, dice el nacido en Ciudad Juárez. “Los meses posteriores a los Juegos fueron duros. Pensaba en suposiciones, hasta que concluí que no podía cambiar nada y que el Grand Prix Final podía ser una buena oportunidad para quitarme de la mente lo que pasó en Río”.

PERFIL
Carlos Navarro
Fecha y lugar de nacimiento: 8 de mayo de 1996, Ciudad Juárez
Estatura: 1.77 metros
Peso: 58 kilos
Disciplina: Taekwondo
Entrenador: Óscar Salazar
Perfil: Izquierdo
Debut: 2010
Juegos Olímpicos: 1 (Río 2016)
Campeonatos Mundiales: 1 (Cheliabinsk 2015)
Juegos Panamericanos: 1 (oro en Toronto 2015)

La competencia se realizó el pasado 9 de diciembre en Bakú, Azerbaiyán. En ella estuvieron los mejores peleadores del ranking mundial, incluidos los medallistas olímpicos. “Decidí pelear por diversión. Cuando comenzaba a sentirme nervioso, recordaba los consejos técnicos que me dieron los entrenadores. Gané varios combates y de repente me di cuenta que estaba en la final”, completa el taekwondoín.

En la disputa por el título se enfrentó al mismo Kim. “Fue inesperado que nos enfrentáramos en la final. Sabía que el combate iba a ser diferente, porque en Río estaba muy nervioso y aquí estaba enfocado. La pelea fue defensiva durante los tres rounds, no fue un intercambio de patadas como en Brasil. Nos fuimos a punto de oro, le conecté una patada y lo pude derrotar”, describe Navarro.

El cetro significó el quinto en el año para el mexicano y el décimo segundo desde que compite en nivel mayor. “Fue la recompensa al buen año que tuve. Los Juegos Olímpicos son el evento el que todo el mundo ve, pero el Grand Prix significó una revancha y la confirmación de que puedo competir en el nivel más alto”, asegura.

Ese triunfo le permitió sumar 80 puntos en el ranking mundial, por lo que, comenta, cuando se publique el listado en enero estará ubicado en segundo lugar, por encima del mismo surcoreano. Podría escalar al primer sitio, siempre y cuando el iraní Farzan Ashourzadeh confirme su retiro de la división.

“La categoría está muy pareja rumbo al Mundial de Moju, Corea del Sur, que se realizará en junio del año próximo. Independientemente del surcoreano, también está el chino Zhao, el portugués Rui Braganca, el español Jesús Tortosa y también el mexicano César Rodríguez, con quien siempre tengo combates cerrados en los campeonatos y selectivos nacionales”, dice el atleta.

Navarro destaca que el objetivo final es calificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y superar lo que hizo en Río. “Mi objetivo a corto plazo es calificar al campeonato mundial, aunque aún no se revelan los criterios para clasificar. Luego vendrán los Juegos Centroamericanos de Barranquilla en 2018, en los que todavía no me puedo estrenar. Luego vendrán Panamericanos. Serán competencias grandes en las que debo de calificar y posteriormente pelear por el primer lugar para mantenerme en los primeros sitios del ranking”, puntualiza.