AFTEROFFICE
culturas

¡Ay, Chato!, dejaron polémica fuera de ‘Cantinflas’

El director Sebastián del Amo lamenta que se hayan eliminado secuencias que mostraban facetas más contrastantes del actor. Sin embargo, el productor Vidal Cantú asegura que no dejó nada fuera y que todo se filmó apegado al guión.
Myrna I. Martínez
08 septiembre 2014 22:8 Última actualización 09 septiembre 2014 5:0
“Cuando hacíamos el trabajo con (el protagonista) Óscar Jaenada, tratamos de marcar un conflicto interno que seguramente vivió Mario", afirma Del Amo. (Cortesía Videocine)

“Cuando hacíamos el trabajo con (el protagonista) Óscar Jaenada, tratamos de marcar un conflicto interno que seguramente vivió Mario", afirma Del Amo. (Cortesía Videocine)

Después de filmar Cantinflas, la cinta biogáfica de Mario Moreno, el director Sebastián del Amo lamenta que se hayan eliminado secuencias que mostraban facetas más contrastantes del actor. Incluso, dice, quisiera un director’s cut.

Aunque el productor Vidal Cantú asegura que no dejó nada fuera y que todo se filmó apegado al guión, Del Amo sostiene lo contrario. “Hay muchas escenas que no quedaron por decisión de los productores y de la distribuidora, que contaban momentos de fama de Mario que no eran de pétalos de rosa. La intención, desde el principio, era muy clara: se quería hacer un homenaje a Mario Moreno. A mí me sabe mal que filmamos algunas escenas que después no quedaron”.

Moreno era un amante de la improvisación y, de acuerdo con lo que se plasma en Cantinflas, no le gustaba colaborar con directores que le impusieran apegarse al guión. Paradójicamente, cuando Del Amo fue invitado a integrarse al proyecto, muchos aspectos ya estaban resueltos, entre ellos la inversión y la historia, por lo que tuvo que apegarse al libreto de Edui Tijerina, al que sólo le hizo algunas modificaciones. No contó con la misma libertad que con su ópera prima, El fantástico mundo de Juan Orol; el trabajo tenía que ser muy cuidadoso por tratarse de un emblema del cine nacional.

“A diferencia de mi obra anterior, que era muy personal y yo tenía todo el control, en una película de encargo uno tiene que apegarse a los deseos de los productores, aunque está claro que yo soy responsable del corte final. Estoy muy contento con el resultado”, dice.

La productora Kenio Films no contó con ningún incentivo gubernamental para filmar Cantinflas, y la realizó con un modelo financiero basado en un fondo de inversión de riesgo de capital privado. Esto le permitió tener más flexibilidad en los tiempos de producción. El rodaje tomó seis semanas y costó 40 millones de pesos.

El actor que se debe a su creación
La cinta pretende separar al artista de su mítico personaje. Para ello contó con una amplia investigación y con la colaboración de Mario Moreno Ivanova, hijo del histrión y dueño de los derechos de la marca, quien brindó detalles cotidianos para enriquecer la historia.

“Cuando hacíamos el trabajo con (el protagonista) Óscar Jaenada, tratamos de marcar un conflicto interno que seguramente vivió Mario con su personaje, al que le tenía que agradecer todo lo que tenía ,y al mismo tiempo (le guardaría) resentimiento por todo lo que le quitó”, comenta Del Amo.

El hilo conductor del guión es la odisea que vivió el productor de Hollywood, Michael Todd, para filmar el ambicioso proyecto de 1956 La vuelta al mundo en 80 días, con cameos de los artistas más importantes de la época: Shirley MacLaine, Marlene Dietrich, Frank Sinatra y Mario Moreno, quien al final se quedó con uno de los protagónicos y obtuvo el Globo de Oro.

Bajo el mismo espíritu, Cantinflas cuenta con cameos de Bárbara Mori, Ana Layevska, Joaquín Cosío, Teresa Ruiz y Cassandra Ciangherotti, entre otros, en papeles de estrellas de la época como Elizabeth Taylor, Miroslava o El Indio Fernández. Esa historia se va entrelazando con flashbacks que narran cómo un joven de origen humilde empezó de mozo en las carpas y terminó siendo el comediante más emblemático del país. “A pesar de que su comedia era muy local, logró traspasar las fronteras y el paso de los años”, considera Del Amo.

“Lo que me pareció más atractivo de este proyecto es que toca la época de la carrera de Mario que más me gusta: sus primeras películas en blanco y negro. Después se volvió más una marca con su nombre”, añade el cineasta, quien también celebra la calidad de la producción, que dice, luce más costosa de lo que es.

Su principal reto, reconoce, fue el trabajo con Jaenada, quien al ser español, tuvo que trabajar por más de cuatro meses para quitarse el acento, conocer los barrios donde el actor pasó su juventud y empaparse de un Mario Moreno que pocos conocen: el mozo, el boxeador, el torero, el cómico de carpa, el esposo y el líder del sindicato de actores.

Cantinflas tendrá su estreno nacional el 18 de septiembre. Se espera que logre superar lo recaudado en Estados Unidos: 3.2 millones de dólares, con 380 copias.