AFTEROFFICE

Cantantes de ópera se acercan a transeúntes del Centro Histórico del DF

12 febrero 2014 4:37 Última actualización 27 mayo 2013 18:10

Notimex
 
Como si fuera un concierto de gala, con todo el profesionalismo y compromiso, desde el maquillaje y vestuario hasta llegar a los ensayos de vocalización, es así como se preparan los artistas participantes en el programa "Balcones de Madero", que los fines de semana en el Centro Histórico de la ciudad de México.

Este fin de semana pasado tocó el turno a la soprano Adriana Elizabeth Ponce y el tenor Erik Sosa salir a brindar su arte a los transeúntes que caminaban por la calle de Madero, desde los balcones de la residencia de los Condes del Valle de Orizaba, que hoy ocupa un conocido restaurante.

Pasada las 7 de la noche, casi una hora antes del inicio del concierto, el cantante lírico Sosa llegó preparado con su vestimenta para ser maquillado por Josefina Galván, quien esperaba a los intérpretes que participan en el programa que impulsan el Fideicomiso del Centro Histórico y Promoción de la Música y la Cultura A. C.

Mientras era maquillado, Sosa, quien estudia el tercer año de la licenciatura en Cantante en el Conservatorio Nacional de Música, dijo que lo primero que hace cuando tiene una presentación es no desvelarse el día anterior, comer adecuadamente antes del concierto, y realizar las vocalizaciones previas.

"En el caso del maquillaje es la imagen, por eso me estoy preparando para salir al balcón ante el público y que se me vea lo mejor posible, así como portar un smoking o un traje, corbata o moño y camisa blanca", dijo.

Sentado y viéndose en el espejo, el intérprete del bel canto manifestó que cada vez que se presenta en conciertos como en esta ocasión, las ideas que pasan por su mente son emoción y dar siempre lo mejor, así como recuerda todo lo que ha aprendido. Pero sobre todo lo disfruta.

"Es un trabajo que ofrezco al público, pues es algo que amo en la vida, es la música, que en este caso el canto lírico, y dar mi mejor esfuerzo para el agrado de los asistentes", afirmó.

También dijo que ha tenido la fortuna de haber tenido otras presentaciones, ha estado en las producciones de la compañía Pro-Ópera y participó en la ópera "La Bohemia", que se realiza en el Teatro de las Artes.

Igualmente, actualmente toma parte de las presentaciones de la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional y en diferentes escenarios, incluida la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Aunque todo es profesionalismo y dedicación para una presentación, ello no implica que se presente nerviosismo antes de la presentación. Erik Sosa confesó, en ese sentido, que eso se plasma en las primeras ocasiones.

"A los que llegamos como amateurs nos traiciona el nerviosismo, pues en ocasiones se nos puede olvidar la letra, entonces nos tenemos que valer del conocimiento de idiomas que ya tenemos para suplir lo que se nos olvidó, o si llegamos a fallar en una nota, bueno la que sigue, pues un error no va a arruinar todo el trabajo de meses de estudios", aseguró.

Al término de su preparación, y luego de las necesarias vocalizaciones, la soprano Ponce llegó al camerino en donde se presentan los artistas participantes. Igualmente recibió un poco de maquillaje, pues también llegó casi preparada para el concierto que más tarde ofrecería.

Egresada de la Escuela Superior de Música de Bellas Artes, señaló a Notimex que ella ha tenido presentaciones en vivo en diversas partes de la República Mexicana, pues ha actuado junto con la Orquesta Filarmónica de las Artes y en lugares como Sinaloa, Hermosillo y Puebla.

"Lo primero que hago antes de una presentación, es darle gracias a Dios por el privilegio de cantar y de compartirlo con las personas, y a final de cuentas Balcones de Madero es una oportunidad para la gente que le teme o que desconoce un poco respecto a la música lírica, acercarlos un poco más y que conozcan, tal vez diferente y tal vez informal, lo que es este tipo de género, para que se enamore de ella", aseguró.

Aceptó que existe nerviosismo antes de salir a los balcones, "el miedo jamás se quita, porque es una responsabilidad, y aparte de ser un privilegio poder cantar es una responsabilidad con el público, sobre lo que ellos esperan; entonces, siempre es darles lo mejor que nosotros tenemos con la mejor calidad".

Finalizada la preparación, el tenor Erik Sosa salió a balcón para participar en el programa con una serie de piezas como "Vedre con mio di letto", de la ópera "Il Giustino", de Antonio Vivaldi, y "Schersza Infida", de la ópera "Ariodante", de Georg Friederic Handel, entre otras.

Por su parte, la soprano Ponce interpretó dos obras francesas, así como un aria de la ópera "Romeo y Julieta", Completó la lista con creaciones de Verdi y Puccini. Ambos intérpretes recibieron una calurosa recepción y reconocimiento por parte de los asistentes que se dan cita frecuentemente en el ciclo "Balcones de Madero".

En esta ocasión, los cantantes de ópera tuvieron el acompañamiento de los pianistas Luis Avilés y Carlos García.

Las funciones de fin se semana son organizadas por Promoción de la Música y la Cultura, en colaboración con el Fideicomiso del Centro Histórico y la Casa de los Azulejos. En temporada de lluvias las apariciones desde los balcones de Madero serán suspendidas.