AFTEROFFICE
buena vida

Café, un estimulante milagroso

El café ofrece grandes beneficios si se ingiere de la forma correcta. Los amantes de esta bebida en todo el mundo saben que su taza matutina contiene una sustancia cardinal.
Bloomberg
21 marzo 2016 21:37 Última actualización 22 marzo 2016 5:0
El café puede mejorar el desempeño en una sorprendente variedad de actividades. (Especial)

El café puede mejorar el desempeño en una sorprendente variedad de actividades. (Especial)

Los amantes del café de todo el mundo saben que su taza matutina contiene una sustancia cardinal. La cafeína es tan efectiva en potenciar su energía y productividad que, hasta 2004, su ingesta estaba restringida por el Comité Olímpico Internacional. Sin embargo, esta droga original que mejora el rendimiento no sólo sirve para estimular a los atletas.

“En muchos sentidos es la droga del trabajo”, dice Stephen Braun, articulista médico y autor de Buzz: The Science and Lore of Alcohol and Caffeine. “Cuando la cafeína llegó a Europa a finales del siglo XVII fue vista por los dueños de empresas como una droga milagrosa que convertía a trabajadores adormilados en productivos engranajes de la maquinaria industrial”.

Y si bien la cafeína es más conocida por su capacidad para mantenerlo despierto y alerta, la investigación sugiere que puede mejorar el desempeño en una sorprendente variedad de actividades. Sin embargo, como ocurre con muchas otras cosas, es fácil excederse y anular los efectos positivos.

NO LE AYUDARÁ MUCHO SI ESTÁ CANSADO
Puede sonar contraintuitivo, pero la cafeína, que se forjó un nombre como cómplice de noches sin dormir, en realidad funciona mejor cuando ha descansado un poco. Esto se debe a que imita la estructura de una sustancia química producida por el cerebro llamada adenosina, que Braun compara con un “pedal de freno” interno que le permite apagar el cerebro y quedarse dormido. La cafeína, ocupando esencialmente sus receptores de adenosina, actúa como barrera en favor de sustancias químicas cerebrales estimulantes como la dopamina, permitiéndoles trabajar sin los efectos sedantes de la adenosina. Pero no hará mucho por usted si está tan cansado que los químicos a los que les despeja el camino ya están agotados.

“La cafeína funciona mejor cuando ya tienes altos niveles de estos acelerantes, como cuando has tenido una buena noche de sueño o tomaste una siesta”, dice Braun. “Si no has dormido lo suficiente, no obtendrás todos los beneficios”.

TOME UNA TAZA JUSTO ANTES DE CUALQUIER ACTIVIDAD
¿Puede la cafeína hacernos más proclives a colaborar? Tal vez, según un estudio de 2009 publicado en Nutritional Neuroscience. Los autores, un grupo de investigadores en Hong Kong, pidieron a los participantes jugar un juego en el cual su voluntad de cooperar beneficiaría directamente a otra persona. Los sujetos que habían consumido 150 mg de cafeína mostraron significativamente mayor disposición a cooperar que los que recibieron café descafeinado.

Mientras más investigan la cafeína, más beneficios parecen encontrar en ella. Y apenas están empezando a comprender su amplia gama de efectos y posibles usos.

“Es un fármaco de espectro muy amplio”, comenta Braun. “Otros estimulantes son más precisos en sus efectos. Pero la cafeína trabaja con el sistema de la adenosina, que está en todo el cerebro, por eso no sorprende ver efectos en ámbitos como la creatividad, la velocidad para mecanografiar, la velocidad para procesar de datos y el cálculo matemático”.

De acuerdo con Yassa, la investigación sugiere que la cafeína podría estar asociada con el aumento de la longevidad, una reducción en el deterioro cognitivo en los hombres, e incluso ayuda con la enfermedad del Alzheimer en ratones. Si estos resultados se confirman en estudios ulteriores (Yassa y sus colaboradores actualmente analizan su posible uso en el Alzheimer), la cafeína podría recetarse para muchos más fines que mantenernos despiertos y alerta.

CONSÚMALO ANTES SI NECESITA LLENAR SU CEREBRO DE DATOS
De acuerdo con un estudio de 2014 publicado en la revista Nature Neuroscience, el consumo de cafeína podría mejorar significativamente la memoria a largo plazo, permitiendo recordar mejor la información y por periodos más largos. En el estudio, los investigadores de la Universidad Johns Hopkins entregaron a los sujetos participantes una serie de imágenes para estudiar, junto con un placebo o una cápsula de 200 miligramos de cafeína, más o menos el equivalente a dos tazas de café. Al día siguiente se evaluó su capacidad para recordar las imágenes.

Contra quienes aseguran que se obtiene el mejor resultado con una sola dosis en un momento del día, Yassa sostiene que diferentes personas manejan la cafeína de diferentes maneras y no hay una dosis ideal universal. “Al igual que cualquier otro agente farmacológico, la cafeína tiene una curva en forma de U, las altas dosis disminuyen los resultados”, dice. Por no mencionar la posibilidad de una mayor tolerancia a la droga, nerviosismo y una tanda de noches sin dormir.