AFTEROFFICE
deportes

México, en la lucha por una presea en clavados de altura

Jonathan Paredes se metió en la pelea por una medalla en los clavados de altura, que ya tienen un lugar en los Campeonatos Mundiales de la FINA, pero todavía no son deporte oficial en Juegos Olímpicos.
Ma. del Refugio Melchor S.
03 agosto 2015 13:56 Última actualización 04 agosto 2015 5:0
El mexicano, que saldrá mañana a las rondas finales en tercer lugar, ya consiguió bronce hace dos años en Barcelona. (Cortesía)

El mexicano, que saldrá mañana a las rondas finales en tercer lugar, ya consiguió bronce hace dos años en Barcelona. (Cortesía)

Jonathan Paredes se metió en la pelea por una medalla en los clavados de altura, que ya tienen un lugar en los Campeonatos Mundiales de la FINA, pero todavía no son deporte oficial en Juegos Olímpicos.

Paredes cosechó 350.40 puntos y sólo fue superado por el favorito Gary Hunt, de Gran Bretaña, con 381.10, y el estadounidense David Colturi, con 358.4, en la justa que se desarrolla en Kazán, Rusia.
El mexicano, que saldrá mañana a las rondas finales en tercer lugar, ya consiguió bronce hace dos años en Barcelona.

Sin embargo, las mujeres fueron las protagonistas del día en la segunda jornada de natación, al establecer tres récords mundiales: la sueca Sarah Sjostrom batió por segunda vez en dos días la marca de los 100 metros estilo mariposa; la húngara Katinka Hosszu se consagró campeona de los 200 combinado individual y la estadounidense Katie Ledecky rompió su propio registro en las eliminatorias de los mil 500 estilo libre.

Sjostrom superó la marca de la estadounidense Dana Vollmer, vigente desde los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con un tiempo de 55.64 segundos. “Mi plan era romper el récord mundial en las semifinales porque en la final siempre hay más presión”, manifestó la sueca.
Katinka Hosszu dominó de punta a punta la prueba al cronometrar 2:06.12 minutos. Le sacó más de un segundo a la japonesa Kanako Watanabe, quien se llevó la plata.

Katie Ledecky impuso por la mañana un nuevo registro en las eliminatorias de los mil 500 con 15:27.71 minutos, 65 centésimas menos que la marca que había logrado el año pasado en el Campeonato Panpacífico de Australia. Es la cuarta vez que fija un récord mundial en la prueba y podría mejorarlo nuevamente en la final de hoy.

“Estoy un tanto sorprendida”, comentó la nadadora de 18 años. “No estaba muy concentrada en la carrera de esta mañana. Estaba muy relajada. Hacia el final me di cuenta de que pasaba algo por la reacción del público”.

Ledecky también tiene los récord mundiales de los 400 y los 800 metros. El domingo arañó el registro de los 400 libre al ganar la primera de las cuatro medallas de oro que busca en Kazán. La estadounidense es favorita para ganar los 800 y los mil 500 metros estilo libre, y también podría dar pelea en los 200.