AFTEROFFICE
culturas

Burocracia contra 'Dobro', que concursa en Cannes

El corto de 15 minutos, "Dobro" (Bueno, en español), es el resultado de una idea de la directora mexicana Marta Hernaiz, pero su nombre no aparece en los créditos. Aquí la historia.
Mauricio Mejía
18 abril 2016 21:58 Última actualización 19 abril 2016 5:0
Marta Hernaiz, a la espera de que el festival francés corrija una omisión en la ficha técnica de su película. (Cortesía)

Marta Hernaiz, a la espera de que el festival francés corrija una omisión en la ficha técnica de su película. (Cortesía)

Fue el único corto que el prestigiado festival eligió de Bosnia. Los organizadores dieron crédito a la escuela Film.Factory, que el director húngaro Bela Tarr instaló hace tiempo ya en Sarajevo. Hasta ahora no aparece el nombre de la directora mexicana, Marta Hernaiz, quien hizo el viaje a los Balcanes para completar allí la maestría.

Dobro (Bueno, en español) es el resultado de una idea suya, de un apoyo de la academia (equipo) y de una posproductora mexicana. Dura 15 minutos. Y compite en el gran certamen de la cinematografía. Pero. Siempre un pero, cuando se trata de recibir apoyo a la producción juvenil.

Hernaiz tiene 28 años. Financió su viaje y la realización de este trabajo, al que acompañará, próximamente, un largometraje, también bosniano. Cuando la directora solicitó respaldo financiero a la Secretaría de Relaciones Exteriores y al Instituto Mexicano de Cinematografía, le respondieron con una promesa con copia fotostática: para que el trámite se cumpla debe aparecer su nombre en los créditos de la pieza y deben otorgarle nacionalidad a la ficha técnica.

Sí. Sí. Hasta que el papel no acredite que, en efecto, Marta Hernaiz, es la directora de Dobro, hasta que el festival no lo deje en claro, hasta que no lo sepa todo el mundo, los recursos para contribuir al gasto de producción no pueden ser tramitados. Marta espera que a principios de mayo se cumpla con la exigencia estatal, que una vez hecho público el cartel, una vez que se dé el testimonio, los recursos de financiamiento puedan, en efecto, cumplir el propósito que otros llaman apoyo.