AFTEROFFICE
DEPORTES

Brasileños no quieren su Mundial

Según una encuesta elaborada por Datafolha, el 55% de los brasileños está en contra de la celebración del Mundial, pues consideran que este evento deportivo sólo ha retrasado y cancelado proyectos sociales y educativos que sí valen la pena. 
Reuters
08 abril 2014 18:30 Última actualización 08 abril 2014 18:30
 [La "Operación Detengan el Mundial" del sábado será el primer acto este año contra el torneo de futbol. / Reuters]  

Aunque ha bajado el clima de protestas, los brasileños siguen rechazando la Copa del Mundo. (Reuters)

SAO PAULO.- Más de la mitad de los brasileños sostienen que la celebración de la Copa del Mundo en su país traerá más problemas que beneficios, apuntó hoy una encuesta elaborada por la empresa Datafolha.

La percepción negativa de los brasileños respecto del Mundial aumentó en lo que va del año de 44 a 55 por ciento con respecto a 2013, cuando una ola de violentas y enormes protestas tomó las principales ciudades del país y derribó la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff.

"Incluso ahora, sin el clima de protestas, los brasileños critican la realización del Mundial", afirmó Mauro Paulino, director de Datafolha.

Un 36 por ciento de las personas encuestadas dijo que el Mundial sería más positivo que negativo para Brasil, contra un 48 por ciento en una encuesta previa.

Considerado una oportunidad para mostrar la nueva estatura global de Brasil como una potencia emergente, el torneo ha sido ensombrecido por retrasos en las obras y sobrefacturación.

El apoyo de los brasileños al Mundial cae en picada poco a poco. En noviembre del 2008 un 79 por ciento de los ciudadanos apoyaba el Mundial, en junio del 2013 el porcentaje era de un 65 por ciento y en febrero del 2014 de un 52 por ciento.

El rechazo se disparó desde un 10 por ciento en noviembre del 2008 a un 26 por ciento en junio del 2013 y un 38 por ciento en febrero de este año.

Muchos brasileños se quejan por los gastos excesivos para el Mundial en un país que carece de servicios básicos de calidad en educación, salud pública y transporte.

El torneo, dicen, es una oportunidad perdida de mejorar la calidad de vida de la población. Los brasileños culpan a Mundial de atrasar obras de infraestructura como aeropuertos y sistemas de transporte público.

La encuesta de Datafolha fue realizada el 2 y 3 de abril. Tiene un margen de error de +/- dos puntos porcentuales. En ella, fueron entrevistadas 2 mil 637 personas.