AFTEROFFICE
culturas

Brasil retrata su dictadura con sarcasmo

La censura durante la dictadura militar de Brasil y el auge del cine de serie B realizado en la zona marginal Boca de Lixo, en Sao Paulo, es el contexto en el que se desenvuelven los personajes de "Magnifica 70", que se estrena el 24 de mayo por HBO.
Myrna I. Martínez
17 mayo 2015 21:38 Última actualización 18 mayo 2015 5:0
La serie de 13 capítulos es completamente de ficción, no pretende ser un documental de la dictadura plagado de personas o historias reales. (Cortesía)

La serie de 13 capítulos es completamente de ficción, no pretende ser un documental de la dictadura plagado de personas o historias reales. (Cortesía)

La censura durante la dictadura militar de Brasil y el auge del cine de serie B realizado en la zona marginal Boca de Lixo (Boca de Basura), en Sao Paulo, es el contexto en el que se desenvuelven los personajes de Magnifica 70, que se estrena el 24 de mayo por HBO.

Ambientada en la década de los 70, la séptima serie original de HBO Latin America producida en Brasil, muestra la contradicción de una época de represión y a la vez de liberación sexual, manifestada en las películas del género pornochanchada, o porno cómicas, con un estilo similar al de ficheras.

“Siempre estamos en búsqueda de temas arriesgados, provocadores e innovadores.El tema de la censura dramáticamente es muy interesante y no se había tocado antes en televisión”, dice Jorge Tijerina, gerente de producción de HBO México.

“Es la historia de un censor que vive en una época que hay mucha represión cinematográfica y a la vez es una época de revolución sexual, características que pudieran tener un referente en los demás países de Latinoamérica”.

La actriz Simone Spoladore interpreta a Dora Dumar, una sensual actriz de pornochanchada. Ella se inspiró en actrices y películas realizadas en Boca de Lixo, en una época especialmente difícil para el país que todavía hace esfuerzos para consolidad su democracia.

“Desde la lectura del guión fue muy impresionante, me gustó mucho la atmósfera creada por el escritor y director Claudio Torres, que brinda la posibilidad de reflexionar sobre la dictadura militar. Es un universo muy rico, con un guión complejo e interesante”, dice la actriz.

“Crecí viendo películas porno cómicas, siempre cito Escuela penal de mujeres violentadas, pero hay que destacar que no sólo se hacían porno cómicas, había géneros muy variados. Tenemos a grandes maestros del cine brasileño que hicieron filmes en ese centro cinematográfico, como Alfredo Sternheim”.

La serie de 13 capítulos es completamente de ficción, no pretende ser un documental de la dictadura plagado de personas o historias reales. El único tributo visible, es el realizado al director José Mojica Marins.
Vicente, el censor del gobierno, es el eje central de la producción. Viene de una familia conservadora de Sao Paulo y está casado con la hija de un militar. Después de ver La Estudiante fogosa se enamora de la protagonista, Dora Dumar, y decide internarse al sórdido mundo de Boca do Lixo para hacer filmes porno cómicos.

Es interpretado por el actor Marcos Winter, nacido en 1966 y quien se considera hijo natural de una de las dictaduras más terribles del continente americano.

“No sólo teníamos represión del Estado, también de nuestros padres. No se podía salir a la calle o realizar reuniones; siempre había una atmósfera de miedo, de angustia. La mano pesada del estado la sentíamos dentro de la familia”, reflexiona Winter.

Recuerda que cuando comenzó a hacer teatro, ya en los últimos años de la dictadura, antes del estreno los actores debían dar una función a los censores del gobierno y esperar a que fuera acpetada por ellos para su exhibición.

El personaje de Marcos Winter lleva una doble vida en la que se enfrenta a la contradicción de ser un censor conservador y a la vez director de pornochanchada.

“No eran un tipo de cine pornográfico. La represión era tan grande que no se podía mirar un trasero o un pecho; en esa época la desnudez era un fenómeno alrededor de todo el mundo, en el cine francés o italiano siempre había el desnudo de una mujer guapa. Hoy en día ya no es tabú”, concluye el actor.