AFTEROFFICE
REFLECTOR

"Boyhood" triunfa en los Globos; Iñárritu gana mejor guión

Durante la entrega de los Globos de Oro, el mexicano Alejandro González Iñárritu obtuvo dos estatuillas por el mejor guión y mejor actor para Micheal Keaton.
11 enero 2015 23:5 Última actualización 11 enero 2015 23:5
Alejandro González Iñárritu. (Reuters)

Alejandro González Iñárritu celebra con su equipo. (Reuters)

"Boyhood", la favorita de la temporada, se llevó los premios a la mejor película de drama, mejor actriz de reparto, para Patricia Arquette, y mejor director, Richard Linklater.

El dulce y humano filme tuvo un similar efecto conmovedor en una de las galas más pomposas de Hollywood. Al sacar su discurso de aceptación escrito, Arquette se disculpó: "Soy la única nerd con un pedazo de papel".

"En resumen, todos en este mundo tenemos defectos. Nadie es perfecto", dijo Linklater, quien filmó la cinta a lo largo de 12 años. "Quiero dedicarle esto a los padres que están evolucionando en todos lados y a las familias que están apenas pasando por este mundo, haciendo lo mejor que pueden".

A la sátira de Alejandro González Iñárritu sobre la industria del espectáculo, "Birdman", también le fue muy bien. La probable gran rival de "Boyhood" en los Oscar se llevó el premio al mejor guion y le mereció el de mejor actor en una película musical o de comedia a Michael Keaton, un actor envejecido famoso por su antiguo papel de superhéroe.

Al reflexionar sobre su propia vida, la voz se le quebró a Keaton, quien le agradeció a su hijo, a quien llamó su mejor amigo.

González Iñárritu le agradeció a su esposa y a sus hijos, que estaban entre el público, así como a los actores del filme, el director de cinematografía Emmanuel Lubezki y el baterista Antonio Sánchez, nominado en la categoría de mejor música original.

"¿Cómo terminamos aquí?, dijo el director imitando una línea de su filme. "Era todo sobre el ego y esa voz nos estaba volviendo locos".

Sorpresivamente, "Birdman" no obtuvo el premio a la mejor película de comedia; el galardón fue para "Grand Budapest Hotel" de Wes Anderson. La cinta ha sido el mayor éxito de taquilla de Anderson, pero no era una favorita en la temporada de premios.

La ceremonia arrancó con una presentación de las anfitrionas Tina Fey y Amy Poehler, que no perdieron tiempo para hacer chistes sobre algunos de los temas más delicados en Hollywood: el ataque cibernético a Sony Pictures por "The Interview", los señalamientos de abuso sexual contra Bill Cosby y el ascenso de la televisión como rival cultural del cine.

Fey y Poehler le dieron la bienvenida a los "mocosos despiadados, malcriados y mínimamente talentosos" de Hollywood a la 72a entrega anual de los Globos de Oro para celebrar "todas las películas que están bien con Corea del Norte". Varias veces visitaron a un personaje norcoreano interpretado por la comediante Margaret Cho, que expresó su disgusto con todos los aspectos del show.

"Je Suis Charlie" reverberó a lo largo de la ceremonia, desde señales sostenidas en la alfombra roja por personalidades como Helen Mirren hasta el discurso del receptor del Premio Cecil B. DeMille George Clooney, quien evocó el nombre del periódico satírico Charlie Hebdo que fue recientemente atacado por terroristas. El presidente de la Asociación Extranjera de Hollywood Theo Kingma recibió una ovación de pie por un discurso en el que pidió apoyo por la libertad de expresión "de Corea del Norte a París".

Clooney, a sus 53 años un joven homenajeado con el premio a la trayectoria, había estado entre los actores más vocales de Hollywood que clamaron por preservar la libertad de expresión luego que hackers amenazaron con violencia por "The Interview".

"Es una buena oportunidad para encontrarnos cara a cara y disculparnos por todas esas cosas sarcásticas que nos dijimos", dijo Clooney en referencia a los embarazosos emails que los hackers filtraron. También habló sinceramente sobre su flamante esposa, Amal Clooney: "Es aleccionador encontrar a una persona que amar".

En una de las categorías más reñidas de la noche, la de mejor actor en una película de drama, Eddie Redmayne emergió victorioso sobre Benedict Cumberbatch ("The Imitation Game"), Steve Carell ("Foxcatcher"), David Oyelowo ("Selma") y Jake Gyllenhaal ("Nightcrawler") por su interpretación de Stephen Hawking en "The Theory of Everything".

Julianne Moore se impuso como mejor actriz de drama por su deslumbrante interpretación de una académica con principios de Alzheimer en "Still Alice".

Amy Adams sorprendió al llevarse el premio a la mejor actriz de comedia por "Big Eyes". "Ni siquiera me volví a aplicar brillo labial", dijo.

El primer premio de la noche fue para J.K. Simmons, como mejor actor de reparto por su interpretación de un profesor de jazz dominante en la aclamada cinta independiente "Whiplash". Le agradeció a su joven y seguro coprotagonista, Miles Teller, y dijo que éste lo "inspiró cada día a querer gritarle y pegarle en la cara".

Bajo la conducción de Fey y Poehler, los Globos han disfrutado de un maravilloso impulso en los últimos años. La ceremonia del 2014 atrajo más de 20,9 millones de espectadores, la mayor cantidad desde 2004.

La Asociación de la Prensa Extranjera, un grupo integrado mayormente por periodistas independientes que otorga los Globos de Oro, ha limpiado últimamente su reputación por selecciones idiosincráticas y premios a celebridades. El año pasado eligió a la eventual ganadora del Oscar a la mejor película, "12 Years a Slave", como mejor drama, y a "American Hustle" como mejor comedia.