AFTEROFFICE
culturas

Boston rinde tributo a Francisco de Goya con magna exposición

La muestra está catalogada como la retrospectiva más grande del pintor español en Norteamérica en los últimos 25 años. "Goya: orden y desorden" estará abierta al público a partir del 12 de octubre y hasta el 19 de enero en el Museo de Bellas Artes de Boston.
"Goya: orden y desorden", estuvo a cargo de los curadores Stephanie Stepanek y Frederick Ilchman. (AP)

"Goya: orden y desorden", estuvo a cargo de los curadores Stephanie Stepanek y Frederick Ilchman. (AP)

BOSTON.- Con 170 obras entre pinturas, dibujos y estampas, algunas de las cuales ven la luz pública por primera vez, el Museo de Bellas Artes de Boston rinde honor a Francisco de Goya en una exhibición histórica. Está catalogada como la retrospectiva más grande del pintor español en Norteamérica en los últimos 25 años. La muestra estará abierta al público desde el 12 de octubre hasta el 19 de enero.

La muestra Goya: orden y desorden, que estuvo a cargo de los curadores Stephanie Stepanek y Frederick Ilchman, tomó cinco años de trabajo y esperan reavivar el interés en la obra del maestro español considerado como el padre del arte moderno. "Goya siempre es muy popular", dijo Stepanek en la galería donde se montó la muestra. Francisco José de Goya y Lucientes (1746-1828) es considerado como el último de los viejos maestros y el primer pintor moderno.

"Es un agudo observador de la condición humana, explora lo fantástico, critica a la violencia y llega a la verdad de las cosas". La exhibición incluye los retratos de La Duquesa de Alba; el de Manuel Osorio Manrique de Zúñiga, conocido como El Niño de Rojo y el Autorretrato con Doctor Arrieta, que pintó en gratitud a su médico que lo curó de una seria enfermedad a los 73 años.

También figuran grabados satíricos de Los Caprichos, que retratan los vicios y las supersticiones de la España de fines de los 1700, y las estampas de Los desastres de la guerra, que denuncian el horror de la guerra entre España y la Francia de Bonaparte a principios de los 1800.
La muestra está dividida en temas que reflejan el ojo observador de Goya, su profundo interés en la condición humana y su destreza con medios tan variados como el dibujo, la pintura y los grabados. Es una de las exhibiciones más completas de los últimos años, según la curadora Stepanek, ya que no sigue una cronología o abarca un aspecto específico de la obra de Goya.

"Queríamos mirar al artista en su totalidad", dijo Stepanek. "Con sus obras que meditan en la violencia, cuestionan el mundo real y exploran lo inmaterial, Goya pone frente a nosotros, rompecabezas, misterios, y quiere hacernos ver más allá de la realidad".

El museo de Boston tiene una de las colecciones más vastas de Goya afuera de España. Unas 70 piezas de la exhibición le pertenecen. Las demás fueron prestadas por el Museo del Prado, el Museo de Louvre, la Galleria degli Uffizi, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y la Galería Nacional de Arte de Washington, así como por coleccionistas privados.