AFTEROFFICE
DEPORTES

Boston, lejos de un ansiado bicampeonato

Los Medias Rojas de Boston deberá superar el obstáculo que representan los Yanquis de Nueva York para conseguir el bicampeonato. 
Ma. del Refugio Melchor
26 junio 2014 22:30 Última actualización 27 junio 2014 5:0
Los Medias Rojas de Boston no han mostrado un buen nivel de juego. (Reuters)

Los Medias Rojas de Boston no han mostrado un buen nivel de juego. (Reuters)

Antes de iniciar la defensa de su título, los integrantes de Medias Rojas de Boston encontraron una manera original de motivarse: armaron una cadena de mensajes de texto para comprometerse a revalidar su trofeo y emular a sus antecesores que lograron el bicampeonato en las temporadas 1915-1916.

La competencia en Grandes Ligas es tan fuerte que ningún equipo ha repetido su título en el presente siglo; el anterior, los Yanquis de Nueva York cerraron con tres trofeos consecutivos (1998, 1999 y 2000).

La escuadra neoyorquina es uno de los obstáculos que deberá superar Boston para conseguir su objetivo, lo malo es que la historia no lo favorece. Rezagado hasta el cuarto lugar de la División Este de la Liga Americana, detrás de Yanquis, Orioles y Azulejos, jamás en su historia logró coronarse con un porcentaje de juegos ganados menor al .500, situación que padece ahora mismo.

Medias Rojas tiene un feo registro de 36 juegos ganados y 43 perdidos, ubicándose a siete juegos y medio del líder, Toronto. Hoy inicia serie contra su acérrimo rival, Yanquis de Nueva York, y esa puede ser la mejor medicina para recuperarse en la segunda parte de la temporada.

En 1915, Boston tenía un récord de 32 ganados y 22 perdidos (.593) y se ubicaba a cinco juegos del líder Medias Blancas de Chicago en la Liga Americana, que sólo contaba con ocho equipos. En la segunda mitad de la campaña reaccionó y logró 69 triunfos por 28 descalabros. En la Serie Mundial ganaron fácilmente 4-1 a Filis de Filadelfia.
En 1916, impulsados por un zurdo llamado George Herman Babe Ruth, Medias Rojas logró por primera y única vez en su historia avanzar a la Serie Mundial en años consecutivos. Como pitcher, Ruth había ganado 15 juegos el año anterior, tuvo marca de 23-12, efectividad de 1.75 y nueve blanqueadas.

Boston ganó el Clásico de Otoño a Robins de Brooklyn (4-1), pero en los campeonatos de 1918, 2004 y 2007 no tuvieron éxito al defender su título por falta de profundidad en su pitcheo.

En su rotación figuran serpentineros de gran calibre como Jon Lester, John Lackey, Clay Buchholz y Jake Peavy; su ofensiva comandada por David Ortiz es respetable. Talento lo tienen, pero tendrán que apretar el paso si quieren repetir la historia.