AFTEROFFICE
culturas

Boletos del Vive Latino, más baratos en reventa que en taquilla

Los boletos para el Vive Latino 2015 son más baratos en reventa que en taquillas. Los revendedores, esparcidos por los alrededores del Foro Sol y el Palacio de los Deportes, ofertan una entrada general para el domingo en precios que oscilan entre los 500 y 600 pesos.
Eduardo Bautista
15 marzo 2015 18:13 Última actualización 16 marzo 2015 12:19
Los revendedores aseguran que vendieron más caros los boletos del viernes y del sábado porque había bandas "más pesadas".  (Cuartoscuro)

Los revendedores aseguran que vendieron más caros los boletos del viernes y del sábado porque había bandas "más pesadas". (Cuartoscuro)

Los boletos para el Vive Latino 2015 son más baratos en reventa que en taquillas. Los revendedores, esparcidos por los alrededores del Foro Sol y el Palacio de los Deportes, ofertan una entrada general para el domingo en precios que oscilan entre los 500 y 600 pesos.

El costo oficial del boleto es de 834 pesos, por lo cual muchas personas han optado por adquirirlos ilegalmente. El temor por que los tickets sean apócrifos es latente. Vicente, un joven de 26 años, vino al festival con sus amigos, pero sin boleto. Se arriesgó a comprar uno con los revendedores que están afuera del metro Ciudad Deportiva. Pagó 600 pesos y tenía miedo de que no lo dejaran pasar. "Ojalá que no sea falso. Si no, pues ni modo, me regreso a mi casa".

Este domingo concluye el Vive Latino. Se presentarán bandas como Aterciopelados, Molotov, Garbage y Dave Mathews Band. Son las cinco de la tarde y el festival luce con poca gente si se compara con los días anteriores. Ximena Sariñana no logró llenar por completo el escenario Titanium y tuvo un frío recibimiento. A la misma hora, aunque en un lugar mucho más pequeño, La Conga, sonidero de música tropical, puso a bailar a decenas de jóvenes.

Anoche se armó una gran fiesta en el escenario principal con Caifanes y Nortec Collective, mientras que el viernes fue Robert Plant, ex vocalista de Led Zeppelin, quien se encargó de cerrar la primera jornada del festival con broche de oro.

Los revendedores aseguran que vendieron más caros los boletos del viernes y del sábado porque había bandas "más pesadas".