AFTEROFFICE
culturas

¿Bob Dylan rechazará el Nobel? La Academia no ha tenido contacto con él 

La Academia Sueca abandonó su intento de ponerse en contacto con Bob Dylan, galardonado con el premio Nobel de Literatura, tras varias tentativas fallidas, informó este lunes la secretaria de la institución, Sara Danius.
AFP
17 octubre 2016 13:0 Última actualización 17 octubre 2016 13:21
Por el momento, la Academia Sueca ignora si Bob Dylan tiene la intención de asistir. (Reuters)

Por el momento, la Academia Sueca ignora si Bob Dylan tiene la intención de asistir. (Reuters)

La Academia Sueca abandonó su intento de ponerse en contacto con Bob Dylan, galardonado con el premio Nobel de Literatura, tras varias tentativas fallidas, informó este lunes la secretaria de la institución, Sara Danius.

"Actualmente, no estamos haciendo nada. He llamado y enviado correos electrónicos a su colaborador más cercano, y obtuve respuestas muy amables. Por el momento, esto es todo", declaró Danius a la radio pública SR.

El cantautor estadounidense respondió con el silencio al premio que le fue otorgado el jueves pasado. Esa misma noche ofreció un concierto en Las Vegas y no hizo ningún comentario al respecto.

"No estoy para nada preocupada, tengo la impresión de que se manifestará", continuó Danius.

Cada año, el 10 de diciembre, los galardonados reciben el premio de las manos del rey de Suecia durante una ceremonia y dan un discurso. Por el momento, la Academia Sueca ignora si Bob Dylan tiene la intención de asistir.

"Si no quiere venir, no vendrá. A pesar de ello será una gran fiesta. La distinción le pertenece", explicó la secretaria.

Bob Dylan, de 75 años, cuyo verdadero nombre es Robert Allen Zimmerman, es uno de los cantautores y compositores más influyentes de la historia de la música moderna. Es el primer músico en obtener esta prestigiosa distinción.

Sólo dos escritores han rechazado el máximo galardón literario del mundo en más de un siglo de historia: el escritor ruso Boris Pasternak, en 1958, forzado por las autoridades soviéticas (aunque lo aceptó más tarde), y el francés Jean Paul Sartre, en 1964, por su política de rehusar cualquier tipo de distinción.