AFTEROFFICE
CULTURAS

Bienvenido Bowie

El Museo de la Ciudad de México muestra Duffy/Bowie: Five Sessions, compuesta por 42 fotografías del británico Brian Duffy entre las que figuran las que tomó a David Bowie para Thin White Duke, Lodger y Scary Monsters.
Redacción
13 diciembre 2016 23:17 Última actualización 14 diciembre 2016 4:55
(Cortesía)

(Cortesía)

De no haber intervenido los vecinos, molestos por el olor acre de los negativos que Brian Duffy quemaba en el patio de su estudio, los originales de algunas de las fotografías más emblemáticas de David Bowie no existirían ya. El fotógrafo británico, que creció como un hijo problemático de la Segunda Guerra Mundial, culminaba con este arranque, un día de 1979, su exitosa carrera en el imperio de las pasarelas.

Su genio está detrás de la concepción visual de Ziggy Stardust, que quedó perpetuada en la carátula del álbum Aladdin sane de 1973.

Desde entonces, Duffy y Bowie trabajaron juntos más de ocho años en cinco sesiones clave, entre ellas Thin White Duke, Lodger y Scary Monsters. De este acervo provienen algunas de las 42 fotografías que integran Duffy/Bowie: Five Sessions, la muestra que abre el viernes próximo en el Museo de la Ciudad de México.

La mayoría de las imágenes son testimonio de la relación amistosa entre ambos artistas, valiosas además porque son de las pocas que Phil, el hijo de Brian, pudo rescatar, literalmente, de las cenizas.

“Duffy colaboró en la creación de personajes y portadas de discos, pero también retrató a Bowie en momentos más íntimos.”, explica Johan Graffman, productor ejecutivo de Black Market, organizador de la exposición en México.

La selección de las piezas, que se presentó antes en Monterrey y Guadalajara, se exhibe por primera vez en esta ciudad tal cual se mostró en la muestra David Bowie is, que recorrió varios países entre 2014 y 2016.

Brian Duffy (1933-2010) fue un visionario que transformó la fotografía de moda en Inglaterra junto a tres artistas de la lente conocidos en la década de 1960 como The black Trinity: David Bailey, Terence Donovan y Norman Parkinson; también retrató a otros iconos como John Lennon y el escritor William Burroughs.