AFTEROFFICE
culturas

Berlín abre nuevo museo... ¡con cadáveres!

El primer museo permanente es creación del anatomista alemán Gunther von Hagens (apodado "Doctor Muerte") y su esposa Angelina Whalley, exhibe cadáveres embalsamados con plástico y resina, una técnica conocida como "plastinación". Estará frente a la torre de televisión en la plaza Alexanderplatz.
Reuters
18 febrero 2015 14:41 Última actualización 18 febrero 2015 14:57
Berlín es ahora la sede de la primera exhibición permanente de su trabajo del "Doctor Muerte", ubicado en la plaza Alexanderplatz. (Reuters)

Berlín es ahora la sede de la primera exhibición permanente de su trabajo del "Doctor Muerte", ubicado en la plaza Alexanderplatz. (Reuters)

BERLÍN.- Un museo permanente que muestra cadáveres conservados sin la piel para revelar la complejidad del cuerpo humano abrió este miércoles en Berlín. Creación del anatomista alemán Gunther von Hagens y su esposa Angelina Whalley, exhibe cadáveres embalsamados con plástico y resina, una técnica conocida como "plastinación", inventada por von Hagens.

Apodado Doctor Muerte, von Hagens ha llevado su polémica exhibición Body Worlds por todo el mundo desde 1995, y atrajo a unos 40 millones de visitantes, incluido México. Berlín es ahora la sede de la primera exhibición permanente de su trabajo, un museo ubicado frente a la torre de televisión en la plaza Alexanderplatz.

La exhibición, que cubre un área de mil 200 metros cuadrados, muestra 20 cuerpos sin la piel -lo que revela músculos, órganos, venas y huesos- sentados, estirándose y haciendo deporte. Whalley dijo que la exhibición da a los visitantes una nueva perspectiva sobre su cuerpo y estilo de vida.

1
Plastinación

El museo debió superar la oposición de las autoridades locales que declararon la exhibición como ilegal, citando leyes funerarias y una prohibición de mostrar cadáveres, e intentaron prohibirla en octubre. Van Hagen finalmente ganó el caso.

Exhibición

"Tras visitar la exhibición algunas personas dijeron que no volverían a dejar de valorar su cuerpo", contó, y añadió que una encuesta realizada unos seis meses después de que la gente visitó la exhibición ambulante mostró que un 9 por ciento había dejado de fumar, un 23 por ciento se ejercitaba más y un 30 por ciento se alimentaba de manera más saludable.

Sin embargo, no todos en Berlín se mostraban entusiasmados por la perspectiva de que se expongan cadáveres de forma permanente en la ciudad. El museo debió superar la oposición de las autoridades locales que declararon la exhibición como ilegal, citando leyes funerarias y una prohibición de mostrar cadáveres, e intentaron prohibirla en octubre. Van Hagen finalmente ganó el caso.

Más que meros cadáveres, algunos ven la exhibición como una obra de arte, incluyendo a Detlef von Wagner, de 61 años, quien accedió a donar su propio cuerpo para el proceso de plastinación luego de su muerte. "La idea de existir después de la muerte es lo que me hace querer esto. Además, nadie tiene que pagar mi funeral, algo que es fantástico, ¿no?", agregó.