AFTEROFFICE
buena vida

4 ofertas extravagantes para llevarte un diamante

"Recibir el diamante como parte de un paquete de hotel o de una comida lo hace una historia asombrosa para las redes sociales, una historia única para narrar en una fiesta", afirma Allen Adamson, experto en marcas y presidente de Landor Associates.
Bloomberg
02 agosto 2015 20:21 Última actualización 03 agosto 2015 5:0
Narrar la vivencia, durante la última década, se ha vuelto tan importante como la propia experiencia. (Cortesía)

Narrar la vivencia, durante la última década, se ha vuelto tan importante como la propia experiencia. (Cortesía)

¿Cuál es el argumento comercial de estas ofertas extravagantes? “La gente de extraordinaria riqueza quiere una historia para contar o una experiencia que pueda compartir en las redes sociales”, explica Allen Adamson, experto en marcas y presidente de Landor Associates. “El mundo de las marcas de lujo se está convirtiendo en un mundo de: ‘¿puedes superar esto?’”.

Mientras que un viajero de negocios puede sentirse satisfecho con una buena noche de sueño en un hotel o una comida en un restaurante, los que viajan y comen por placer a menudo sienten el deseo de prolongar ese momento a través de Facebook, Instagram o Snapchat. Narrar la vivencia, durante la última década, se ha vuelto tan importante como la propia experiencia.

“Para empezar, comprar un diamante es una compra extravagante”, señala Adamson. “Así que recibir el diamante como parte de un paquete de hotel o de una comida lo hace una historia asombrosa para las redes sociales, una historia única para narrar en una fiesta”. Por no hablar de toda la cobertura mediática que recibe un hotel o un bar cuando anuncia ese servicio absurdo. Por ejemplo, el Blue Bar del hotel Algonquin comenzó a ofrecer hace una década el Martini on the Rock, que incluye un diamante en la copa. Pocas personas han probado uno, pero de acuerdo con el gerente de marketing Nicholas Sciammarella, es un “regalo que sigue dando.”

“Vendimos uno hace un mes, y le dimos la exclusiva al Daily News”, cuenta Sciammarella. Un caballero de Texas permitió que el periódico documentara su experiencia en la columna rosa del diario. Gracias a la excéntrica bebida el hotel ha aparecido en televisión nacional y en periódicos internacionales. “Siempre es algo que recogen los medios”, explica Sciammarella. “Si buscas ‘artículos, bebidas o comidas costosísimas’ siempre aparecemos”.

1
Jewel Suite – New York Palace Hotel

El hotel New York Palace se ha asociado con el diseñador de joyas Martin Katz para crear la suite Jewel, un penthouse de dos pisos y 464 metros cuadrados que cuesta 25 mil dólares por noche y aloja hasta seis personas. Además de las lujosas comodidades (una terraza privada, champaña de cortesía y vistas panorámicas a Manhattan), la suite viene con un anillo de diamantes (el Diamond Microband Ring), valorado en 2 mil 500 dólares, que el cliente puede personalizar en una reunión privada con el propio Katz.

¿Qué tipo de clientes atrae esta habitación de hotel con joya incluida? “La suite de Martin Katz ha alojado a celebridades, para estancias personales y cuando vienen a Nueva York para promover proyectos profesionales”, dijo el director del hotel John Tolbert. “Tanto el New York Palace como Martin Katz atienden al mismo tipo de clientela”. Tolbert dice que el hotel también alquila la suite para publicaciones como Vogue y celebridades como Oprah Winfrey para sesiones de fotos y entrevistas.

Jewel Suite – New York Palace Hotel
1
Martini Diamond is Forever – Ritz Carlton de Japón

El hotel Ritz Carlton de Tokio es el edificio más alto de la capital nipona, así que tiene sentido que su Lobby Lounge and Bar sirva el martini más caro de Japón. El Diamond is Forever Martini se vende por 1.8 millones de yenes (cerca de 14 mil dólares) e incluye un diamante de un quilate valorado en 8 mil dólares. Los restantes 6 mil dólares es lo que paga para que un camarero le lleve el diamante en un coctel frente a una vista espectacular. El hotel ha vendido sólo dos martinis, en ocasión de una propuesta matrimonial y como un regalo de aniversario. Pero los camareros tienen un diamante a la mano en caso de que aparezca un tercer comprador.

Martini Diamond is Forever – Ritz Carlton de Japón
1
El tratamiento corporal Diamond Dust - Trump Soho

El hotel Trump SoHo, parte del imperio inmobiliario de Donald Trump, ofrece algunos servicios que no consigue en ningún otro lado. El spa del hotel tiene el Diamond Dust Body Treatment, un masaje con aceites que contienen polvo de diamantes. Aunque el valor cosmético del polvo de diamantes sea cuestionable, la directora del spa Rachel Knapp afirma que este lujoso tratamiento atrae a muchos de los clientes adinerados hospedados en el Trump Soho. El menú del spa dice que el tratamiento “equilibra los chakras mediante la aplicación de barro luminoso combinado con polvo de diamante utilizando medios magnéticos para eliminar las toxinas del cuerpo”. Con habitaciones que van desde 375 a 2 mil 70 dólares la noche, no extraña que los huéspedes desembolsen 295 dólares por un tratamiento que deja su piel (temporalmente) reluciente.

El tratamiento corporal Diamond Dust - Trump Soho
1
Martini on the Rock – Algonquin Hotel, Nueva York

Otrora sitio de encuentro de los círculos literarios neoyorquinos, el bar del histórico hotel Algonquin todavía brinda nostalgia de clase alta a lugareños y turistas. Para quienes deseen una memorable copa, el Blue Bar del hotel ofrece un paquete de bebida con diamante llamado “Martini on the Rock.” El cóctel requiere que lo ordenes con 72 horas de antelación y que te reúnas con la joyería del hotel (Solitaire Creations, del cercano distrito joyero en Manhattan), el precio puede oscilar entre 10 mil a 15 mil dólares, dependiendo del tamaño y corte del diamante que pida el cliente. Este martini es la bebida de la carta que menos se vende.
Diamond Martini – Vaucluse Lounge
Siguiendo con una variante de martini, el Vaucluse Lounge en West Hollywood sirve un coctel de vodka con un diamante de un quilate en el fondo, proveniente de la joyería Raffi Jewelers. Brad y Claire Cox, la pareja australiana propietaria del restaurante, afirma haber vendido solamente 12. Pero el martini de diamantes le ha generado mucha publicidad al Vaucluse Lounge, tal vez el principal motivo para incluirlo en el menú. Incluso el rapero 2Chainz lo ha probado.

Martini on the Rock – Algonquin Hotel, Nueva York