AFTEROFFICE
deportes

Bayern Munich vs. la historia

Aparte de tener que prescindir de la que sería su alineación titular, el entrenador del equipo bávaro Josep Guardiola también deberá enfrentar a su propia estadística. Las remontadas en Liga de Campeones no son lo suyo. Hoy recibe en su estadio al Porto, que lleva una ventaja de dos goles.
Domingo Aguilar Mendiola
20 abril 2015 23:20 Última actualización 21 abril 2015 5:0
Dos tantos son una meta posible y más cuando el carácter de los alemanes está por encima de la estadística. (AP)

Dos tantos son una meta posible y más cuando el carácter de los alemanes está por encima de la estadística. (AP)

Pep Guardiola cumplirá un centenar de partidos como entrenador del Bayern Munich con un reto por cumplir para el club en la Champions League: remontar una desventaja de un par de goles, mientras que su rival, el Porto, está a 90 minutos de terminar con una racha de 10 temporadas sin alcanzar las semifinales.

El equipo bávaro nunca había perdido un partido en Portugal y fue hasta la semana pasada que tres errores defensivos pusieron al campeón alemán en jaque. Las lesiones jugaron en contra del actual líder de la Bundesliga y terminaron por causar la partida del médico en jefe y sus ayudantes. “Por razones inexplicables se hizo responsable de la derrota al equipo médico”, expresó el doctor Müller-Wolfahrt en un comunicado con el que cerró una carrera de 38 años en el Bayern Munich.

La lista de inhabilitados del conjunto teutón asciende a ocho (cuatro están con posibilidades de jugar). Arjen Robben se lastimó el abdomen el 22 de marzo y estará fuera de las canchas seis semanas; Javi Martínez apenas retoma la actividad en entrenamientos después de romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda en agosto de 2014; David Alaba recibió un golpe en la rodilla en un partido amistoso con su Selección (01/04/2015); el portero Tom Starke sufre dolencias en un tobillo, y el marroquí Medhi Benatia tiene problemas en el bíceps femoral.

Bastian Schweinsteiger entrenó por primera vez ayer después de no haber podido jugar en toda la semana por una enfermedad. Juan Bernat está en duda por un golpe en el tobillo tras el juego contra el Hoffenheim y el francés Franck Ribéry lleva un mes sin jugar y al parecer no estará presente en el Allianz Arena para buscar el pase a semifinales de la Liga de Campeones de Europa.

La escuadra de Baviera ha sido un hospital toda la temporada. La relación entre Guardiola y el médico se empezó a deteriorar desde el momento en el que el director técnico le pidió a Müller-Wolfahrt que atendiera a los jugadores en las instalaciones del club y no en su consultorio particular. Después el catalán prefirió que a Thiago Alcántara lo trataran en Barcelona para superar una lesión de rodilla, acto que fue tomado como una falta de respeto.

De acuerdo con el diario alemán Bild, Karl-Heinz Rummenigge, presidente del club, mantuvo una fuerte discusión con el médico en jefe después del duelo en Do Dragao. Después, el directivo lamentó ante los medios de comunicación que desde hace tiempo sólo 14 hombres “sanos” tuvieran la obligación de jugar tres partidos por semana.

Aparte de tener que prescindir de la que sería su alineación titular, Guardiola también deberá enfrentar a su propia estadística. Las remontadas en Liga de Campeones no son lo suyo. Sólo ha conseguido revertir un marcador adverso en 2012: el Arsenal había conseguido un gol de ventaja sobre el Barcelona en el Emirates Stadium (2-1); la vuelta fue para los catalanes por dos dianas (3-1). El Inter de Milán en 2009, el Chelsea en 2012 y el Real Madrid en 2014 mantuvieron la diferencia sobre la estrategia de Pep.

Dos tantos son una meta posible y más cuando el carácter de los alemanes está por encima de la estadística y ofrece la posibilidad de una voltereta.