AFTEROFFICE
buena vida

Balance: trabajar bien consigo mismo

"Conciencia en equilibrio" es un coaching personal con un programa en 10 sesiones en el que se trabaja de la mano de la terapeuta Rosa Ochoa para hacer conscientes los procesos emocionales, mentales, físicos y energéticos para encaminar su vida.
Rosario Reyes
14 junio 2015 21:20 Última actualización 15 junio 2015 5:0
La sicóloga Rosa Ochoa asegura que resolver los asuntos que no le permiten avanzar no debería de ser tan difícil. (Braulio Tenorio)

La sicóloga Rosa Ochoa asegura que resolver los asuntos que no le permiten avanzar no debería de ser tan difícil. (Braulio Tenorio)

Conciencia en equilibrio es un coaching personal con un programa en 10 sesiones en el que se trabaja de la mano de la terapeuta Rosa Ochoa para hacer conscientes los procesos emocionales, mentales, físicos y energéticos para encaminar su vida.

Egresada de Sicología del Tec de Monterrey, la especialista desarrolló este método después de trabajar seis años en Recursos Humanos. Tras dejar la rutina laboral, estudió el diplomado en sicología Gestalt, para el que realizó una tesina sobre cómo todas las ciencias del desarrollo humano llegan al mismo punto, buscar respuestas a preguntas como: ¿Qué hago aquí? ¿Para dónde voy? ¿De qué se trata la vida?

Ochoa asegura que resolver los asuntos que no le permiten avanzar no debería de ser tan difícil. “Es nuestra cabeza, es nuestra vida. Como está ideada la metodología, te lleva a trabajar súper profundo; la diferencia con una sicoterapia es que lo haces tú solo, te llevas tareas y en sesión empiezas a atar cabos”.

Este coaching es para personas que están perdidas, con algo que no les está funcionando, que están bien en general, con la familia, la pareja, en el trabajo, pero algo pasa que no se ubican. “Sí hay un rango de edad, porque está la idea para encontrar cosas que no encontraste en la etapa que las tenías que encontrar, específicamente en la adolescencia”, señala la terapeuta.

En las primeras cuatro sesiones se trabaja lo humano. El cuerpo, las emociones y la mente se muestran, al tiempo que se hace una primera gran revelación: “Entiendes que lo que te pasa es lo que tú estás buscando. Tu vida depende de ti y de lo que estás construyendo”.

La quinta sesión se aborda desde el ser, para tener conciencia de la misión personal. “A través de la huella, que es ‘el’ concepto en sicología y la mayoría de las terapias llegan a él, se trabaja con lo que te acompaña desde niño”, explica. En este punto se detectan patrones de comportamiento y, a partir de entonces, viene el cambio. No es magia, advierte Ochoa, y el primer paso lo dará desde la sexta sesión.

“A partir de que tomes la decisión yo te puedo ayudar a crear ese cambio a través de neuroplasticidad, una línea de la neurociencia que dice que la parte más flexible del cuerpo es el cerebro. Las neuronas cambian de información y conexiones sinápticas de una manera impresionante y nosotros tenemos el control, con diferentes técnicas, sobre todo de ensayos mentales, programación neurolingüística, en algunos casos hipnosis, de cambiarlas a fondo”, menciona.

Las últimas dos sesiones se dedican al proceso energético de la reconexión, estudiada por el doctor Eric Perl con apoyo de la Universidad de Harvard. “Esta terapia explica cómo se mueve la energía, cómo se pueden manipular las frecuencias del cuerpo, cómo se puede sanar una persona”, desde un punto de vista, si cabe la expresión, esotérico. Aunque fundamentado en el estudio.

La vida está en la mente, concluye la sicóloga. “Nadie puede venir a decirte qué pienses o qué imágenes te hagas en la cabeza, todo el control de tu vida está ahí; tomar decisiones y el cambio es muy tuyo, hay que buscar adentro, ahí está absolutamente todo, no necesitamos más”.