AFTEROFFICE
culturas

Bajorrelieve olmeca vuelve a México tras ser robado hace 40 años

El Bajorrelieve Olmeca de Xoc, elaborado hace unos tres mil años por la cultura madre de Mesoamérica y sustraído de forma ilícita del territorio nacional en los años 70, regresa a nuestro país a través de la Asociación de Amigos de México en Francia.
Redacción
24 septiembre 2015 14:39 Última actualización 24 septiembre 2015 15:0
El bajorrelieve mide 2.20 metros de alto, 1.15 metros de ancho y unos 30 centímetros de ancho. (Cortesía INAH)

El bajorrelieve mide 2.20 metros de alto, 1.15 metros de ancho y unos 30 centímetros de ancho. (Cortesía INAH)

México recuperó el petrograbado conocido como “Bajorrelieve olmeca de Xoc”, descubierto a finales de los años 60 del siglo pasado en el estado de Chiapas. El bajorrelieve monumental en piedra fue extraído de forma clandestina de su núcleo pétreo, a principios de la década de los 70 y sustraído de forma ilícita del territorio nacional.

La Asociación de Amigos de México en Francia (AAMF) restituyó el Bajorrelieve por conducto de la Embajada de México en Francia. La reintegración concluyó exitosamente gracias a la intervención de la AAMF, así como a las gestiones oportunas de la Embajada y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El bajorrelieve mide 2.20 metros de alto, 1.15 metros de ancho y unos 30 centímetros de ancho. Representa a un hombre de perfil con rasgos olmecas, pies en forma de garras, con máscara bucal en forma de ave y un tocado alto adornado en el que se observan bandas cruzadas.

El saqueo de bienes arqueológicos atenta contra la cultura y la memoria histórica de los pueblos. La extracción de un bien arqueológico sin un fin legítimo de investigación y carente de un protocolo riguroso lo desvincula de su contexto espacio-temporal, lo despoja de gran parte de su valor histórico y cultural, y hace que pierda la trascendencia como elemento elocuente del desarrollo de la sociedad que lo produjo.

El Gobierno de México, como custodio del patrimonio cultural producto de las sociedades prehispánicas establecidas en su actual territorio, reprueba el saqueo de su patrimonio arqueológico y su comercialización.

La repatriación constituye uno de los ejes de actuación internacional del Gobierno de México, dado el gran valor que confiere a las piezas arqueológicas de culturas antiguamente establecidas en el territorio nacional.

(Con información del INAH)