AFTEROFFICE
CULTURAS

Bailarina mexicana Tania Pérez-Salas viaja a EU con su 'Macho Man XX'

A partir del 11 de noviembre, la bailarina mexicana Tania Pérez-Salas ofrecerá en tres ciudades estadounidenses una serie de presentaciones en las que seguirá demostrando por qué ganó el 
Premio Nacional de Danza en 1993.
Ma. del Refugio Melchor
07 noviembre 2014 18:36 Última actualización 07 noviembre 2014 18:45
Tania Pérez-Salas ofrecerá funciones a partir del 11 de noviembre en EUA. (Foto: Tomada de FB)

Tania Pérez-Salas ofrecerá funciones a partir del 11 de noviembre en EUA. (Foto: Tomada de FB)

Tania Pérez-Salas afina los últimos detalles para presentarse ante el exigente público estadounidense con tres obras que gustaron en México. “Ofreceré tres obras coreográficas en un programa que estaremos presentando en Wisconsin, Indiana y Boston: Ex_Stasis, Las Aguas del Olvido y Macho Man”.

En 20 años de carrera, Tania Pérez-Salas ha ofrecido actuaciones por todo el mundo, pero ahora tiene un sentimiento especial.

“Me emociona mucho que normalmente he actuado fuera de México con temáticas universales y esta es la primera vez que ha surgido un tema particular de mi país utilizando música de compositores mexicanos y latinoamericanos. Creo que un cachito de nuestra cultura se ve en esta obra”.

Ganadora del Premio Nacional de Danza en 1993, Pérez-Salas está preocupada por la violencia que agobia a México actualmente. “Esta inseguridad tiene a la población muy vulnerable, las autoridades no han llevado una estrategia adecuada, es lamentable lo que está pasando con los estudiantes y es normal que expresemos nuestro dolor con manifestaciones. No nos podemos quedar con los brazos cruzados”.

Desde su trinchera artística, la bailarina también quiso abonar al tema con su obra Macho Man XX. “Lo que yo siento es que sí refleja esa violencia entre géneros, cómo se visualiza a la mujer objeto y al hombre que protege, que provee. Estas dos posturas que se han mantenido a través de muchas generaciones”, explica.

Sin embargo, buscó que su coreografía no tuviera un carácter deprimente. “Un poco reflejar con un sentido del humor muy mexicano. Ante las situaciones más difíciles siempre existe una calidez humana que nos hace únicos. De verdad es una cultura muy especial y tenemos ese común denominador con Latinoamérica”.

La respuesta del público mexicano fue muy buena, dice, y espera recibir la misma respuesta ahora que presentará por primera vez sus piezas coreográficas en Estados Unidos. Además de obtener una satisfacción personal por su trabajo, la artista también desea colaborar para cambiar la impresión negativa que se tiene de México en el extranjero.

“Espero que a través de estos encuentros en otras partes, en este caso Estados Unidos, se vaya transformando la imagen México que ahora se tiene como muy oscura y que es real. Pero también hay otras impresiones que quiero se valoren y creo que la mejor oportunidad que tiene el país para transformar su imagen es a través del arte y su cultura”, concluyó.