AFTEROFFICE
DEPORTES

Ayón y Gutiérrez, líderes de una generación que triunfa en el basquetbol

La selección mexicana de basquetbol se ha consolidado como un equipo fuerte en los últimos años. Jorge Gutiérrez y Gustavo Ayón serán esenciales para el Campeonato Mundial España 2014.
Nancy González
20 agosto 2014 22:9 Última actualización 21 agosto 2014 5:0
Etiquetas
Gustavo Ayón es la pieza fundamental de la selección mexicana varonil de basquetbol. (Cuartoscuro)

Gustavo Ayón es la pieza fundamental de la selección mexicana varonil de basquetbol. (Cuartoscuro)

Tiene las mejores cartas credenciales de su historia, un equipo de alta calidad, sólido trabajo de conjunto, buen ambiente y la motivación por las nubes, pero pese a sus éxitos recientes, la Selección mexicana de basquetbol aún tiene retos más complejos y será hasta el inicio del Campeonato Mundial España 2014, el próximo 30 de agosto, cuando pase por su verdadera prueba de fuego.

El mundo empezó a darse cuenta del resurgimiento del basquetbol varonil mexicano a partir de su actuación en los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, donde terminó en segundo lugar al perder ante Puerto Rico. En ese momento aún no estaba Gustavo Ayón con el equipo, pero ya era claro que se trataba de una generación que daría mucho de qué hablar.

Más tarde, los mexicanos se coronaron en el torneo regional Cocaba 2013, de poco reconocimiento debido a que algunos países no se presentan con sus seleccionados principales, sino con un equipo alternativo. Pero lo que en definitiva hizo que los reflectores se centraran en el cuadro mexicano fue su victoria en el Torneo FIBA Américas 2013, mejor conocido como premundial, realizado en Venezuela, donde los tricolores fueron la sorpresa al coronarse pese a que los favoritos eran Puerto Rico y Argentina.

Fue así como México se clasificó por primera ocasión en 40 años al Campeonato Mundial. La presencia de Ayón, nombrado Jugador Más Valioso del torneo, así como de Lorenzo Mata y Jorge Gutiérrez, elementos que además de calidad y técnica se convirtieron en piezas vitales por su estilo guerrero en la defensiva, fueron determinantes en esta hazaña.

Apenas hace unos días, la Selección que algunos han bautizado como la Raza de Bronce, ligó una segunda corona, esta vez en el Centrobasket Nayarit 2014, donde obtuvo su clasificación al Preolímpico y a los Juegos Panamericanos de Toronto, ambas competencias en 2015.

Con esta presentación, los mexicanos ya no son vistos como un equipo de segunda; se espera que su presencia en España no sea efímera, y por el contrario, escriban más páginas doradas.

Sin embargo, el camino será más difícil que en sus anteriores competencias. Colocado en el Grupo D, México enfrentará a otros ganadores de sus respectivos premundiales, como Angola y Australia, aunque la verdadera preocupación recae en sus encuentros ante Lituania y Eslovenia, segundo y quinto lugar, respectivamente, en el premundial europeo.

El examen inicia precisamente ante los del Viejo Continente y tanto expertos como aficionados, pasando por los jugadores y el cuerpo técnico, saben que si superan estos escollos, el camino hacia la segunda fase será sencillo.

Con la victoria sobre lituanos y eslovenos como primer objetivo, y su clasificación a segunda ronda como el siguiente, los mexicanos ya están en tierras ibéricas para disputar sus últimos partidos de preparación, y aunque la ausencia del lesionado Lorenzo Mata es importante, el equipo parece estar física y mentalmente bien preparado para salir airoso de su desafío más importante. Sólo falta que lo concrete.