AFTEROFFICE
DEPORTES

Así nació la 'cortina de acero' de Pittsburgh

Cuatro jugadores novatos elegidos en 1974 fueron la base
de los Acereros de Pittsburgh tetracampeones en los años 70, considerados el grupo de jugadores de mayor impacto en la NFL.
Alfonso Mancilla
13 septiembre 2017 23:44 Última actualización 14 septiembre 2017 5:0
nfl

(Oscar Castro)

Los equipos con más títulos en la historia de la NFL han basado su éxito en el reclutamiento colegial. Gracias a su eficacia en el hallazgo de los talentos provenientes de la universidad es que los Vaqueros de Dallas, 49’s de San Francisco y Patriotas de Nueva Inglaterra han nutrido sus filas y sumado los blasones. 

Pittsburgh, el equipo con más trofeos Vince Lombardi en sus vitrinas (6), no es excepción a la regla. Franco Harris, Terry Bradshaw, Ben Roethlisberger o Joe Greene conforman sólo una parte de la lista de excepcionales jugadores que fueron seleccionados por los Acereros en el Draft, triunfaron como profesionales y también ganaron uno o varios anillos de campeones.

Sumado a este éxito, existe una generación de novatos de los Acereros con un aura especial, debido a la calidad de sus integrantes y a que todos fueron elegidos en el mismo año.

El 29 de enero de 1974, en el Hotel Sheraton de Manhattan, en el corazón de Nueva York, Pittsburgh integró a su plantel a la que es considerada como la mejor clase colegial de un equipo en la historia: los receptores Lynn Swann y John Stallworth, el linebacker Jack Lambert y el centro Mike Webster.

La eficacia en la selección de estos jugadores quedó clara porque los cuatro jugadores fueron base fundamental de los cuatro Super Bowl ganados por los Acereros durante esa década; todos, al terminar sus carreras, fueron nominados para entrar al Salón de la Fama de Canton, Ohio .

Sólo cinco jugadores de toda esa generación fueron elegidos para ingresar a al recinto de los inmortales, pues además de los cuatro de los Acereros, también lo hizo Dave Casper, ala cerrada proveniente de Notre Dame, que fue tomado por Oakland en el turno 45.

2017: ¿UNA CLASE ESPECIAL?
La evaluación real llegará quizás hasta dentro de una década, pero durante la semana 1 de la temporada 2017 de la NFL, un grupo de novatos tuvieron un alto impacto con sus equipos.

El primer ejemplo fue Kareem Hunt, corredor de los Jefes de Kansas City, quien destrozó a la defensa de los Patriotas de Nueva Inglaterra al totalizar 246 yardas ofensivas y tres touchdowns.

Hunt, selección de tercera ronda del Draft por los Jefes y egresado de la universidad de Toledo, se llevó los reflectores, pero no fue el único novato que brilló.

Leonard Fournette, quien fue la cuarta ronda global del reclutamiento, también vivió un sólido debut como profesional al sumar 100 yardas por carrera y una anotación para los Jaguares de Jacksonville.

El grupo de corredores de impacto inmediato lo completa Tarik Cohen, de los Osos de Chicago, quien impresionó con sus cortes y velocidad en el partido contra los Halcones de Atlanta, en el que hizo de todo: corrió para 66 yardas, atrapó ocho pases para 47 más y un touchdown, además de regresar tres patadas de despeje.

En lo que respecta a los receptores, Kenny Golladay demostró que su gran pretemporada no fue casualidad, al atrapar cuatro pases, dos para anotación, en la victoria de los Leones de Detroit 35-23 sobre Cardenales de Arizona.

Con respecto a los quarterbacks, la gran esperanza se llama DeShone Kizer. En su debut con los Cafés de Cleveland y frente a la dura defensiva de Acereros de Pittsburgh, el egresado de Notre Dame y tomado en la segunda ronda mostró buenas hechuras: completó 20 de 30 pases intentados, para 222 yardas, además de que una de sus espirales fue para touchdown y conseguir una más por carrera.

Kizer por ahora está más adelantado que los supuestamente estelares quarterbacks novatos Mitchell Trubisky, Patrick Mahomes y Deshaun Watson, que en la semana uno fueron banqueados.

Respecto a los jugadores defensivos, Acereros también tuvo buenas noticias, pues su linebacker novato, TJ Watt, hermano de JJ Watt, se convirtió en el primer jugador que logra dos capturas y una intercepción en la semana de apertura de temporada desde 1982.