AFTEROFFICE
DEPORTES

Así es la fuerza detrás
de Froome

Un extenso cuerpo médico y una correcta estrategia tienen al ciclista británico cerca de ganar su primera vuelta a España para enaltecer su trayectoria.
Alain Arenas
07 septiembre 2017 22:2 Última actualización 08 septiembre 2017 5:0
Chris Froome

Apenas el 23 de julio pasado, Froome se convirtió en tetracampeón del Tour de Francia. (Alejandro Gómez)

La buena alimentación, los entrenamientos moderados y de respeto a los periodos de descanso han sido claves para que Chris Froome se encuentre cerca de su ganar su primera Vuelta a España, asegura Álvaro Mejía, ex ciclista colombiano entre 1986 y 1997 y médico cirujano egresado de la Universidad de Manizales de Colombia.

“Un ciclista tiene un buen estado físico cuando antes de la competencia no se le nota agotado y, cuando después de la carrera, se recupera en un lapso no mayor a cuatro horas. Este es el caso de Froome, que gracias al cuerpo médico del Sky Team, le permitió ser protagonista en su segunda Gran Vuelta del año”, explica Mejía, quien participó en esta justa en 1990, 1991, 1992 y 1996.

El equipo Sky cuenta con nueve médicos y cuatro nutriólogos que atienden a los nueve corredores que participan en esta edición de la competencia española. Una ventaja si se compara con los siete doctores que trabajan en el de Astana y los tres del Movistar, que atienden al mismo número de atletas. Ninguno de estos dos equipos cuenta con especialistas en nutrición.

Apenas el 23 de julio pasado, Froome se convirtió en tetracampeón del Tour de Francia. Si gana La Vuelta –en la que tiene un minuto y 37 segundos de ventaja sobre el segundo lugar, Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida)– llegaría a cinco títulos en las Grandes Rutas del ciclismo de ruta (Giro de Italia, Tour y Vuelta).

Víctor Hugo Peña –ex ciclista colombiano entre 1997 y 2014– sostiene que es el mejor exponente esta disciplina en la actualidad, pese a que también se encuentran en activo el mismo Nibali y Alberto Contador (Astana), quien se retirará al finalizar esta edición de La Vuelta. “No sólo son los títulos que tiene, también es cómo encara las Grandes Vueltas. Conoce a la perfección su cuerpo y no se exige de más. Siempre guarda energía para la tercera y última semana de las grandes competencias, que siempre son decisivas”.

El británico dijo el miércoles pasado que para él es más difícil ganar La Vuelta que el Tour de Francia, debido a que le cuesta trabajo mantener en óptimas condiciones su estado físico. En esta edición –destacó– lo ha logrado gracias a que el equipo y él analizaron que debía atacar en las etapas contrarreloj, como la del martes anterior, que ganó y con la que amplió a 57 segundos su ventaja con Nibali.

La potencial victoria de Froome lo colocaría como el séptimo ciclista de ruta más ganador de la historia. También le garantizaría ser el tercero que suma el mismo año La Vuelta y el Tour. Los franceses Jacques Anquetil (1963) y Bernard Hinault (1978) son los únicos que lo han hecho.

“Es uno de los mejores, aunque es difícil que alcance el récord de más Grandes Vueltas ganadas (del belga Eddy Merckx, quien triunfó en 11) porque tiene 32 años y no le queda mucho tiempo en el profesionalismo. Sin embargo, si se mantiene en este nivel podría ganar dos o tres más. Su reto será ganar el Giro de Italia, que sólo ha corrido en dos ocasiones (2009 y 2010) y su mejor resultado fue terminar en el sitio 36, hace ocho años”, destaca Peña.

Froome no huye a este escenario. Pese a que no corrió la competencia en las últimas siete ediciones, en septiembre del año pasado declaró al portal español Sprint Final que podría replantearse hacerlo, siempre y cuando las características de las etapas coincidan con sus cualidades como ciclista.

“Él saca ventaja en las etapas que se encuentran cuesta arriba y las que tienen pendientes, no tanto así de las que son planas. Si hay una mayoría de subidas y bajadas en la próxima edición del Giro no sería raro que volviera a correrlo. Su equipo podría impulsarlo, porque ésta es la única Gran Vuelta que Sky nunca ha ganado”, agrega Mejía, quien coincidió en el equipo Motorola entre 1993 y 1995 con Lance Armstrong.

Para que Froome aumente su leyenda primero tendrá que recorrer las últimas tres etapas de La Vuelta. La de hoy que comprende del Parque Natural de Redes a Gijón (149.7 kilómetros); la de mañana, de Corvera de Asturias a Alto de L’Angliru (117); y la del domingo,de Arroyomolinos a Madrid (117.6).