AFTEROFFICE
deportes

Ascender en el Draft de la NFL… una elección de cuidado

Ser el primero no es sinónimo de ser el mejor. A veces resulta perjudicial para los equipos por una mala decisión. Para el Draft 2016 que comienza hoy, los Carneros de Los Ángeles subieron del puesto 15 al uno, a cambio de cuatro selecciones colegiales (la primera ronda, dos segundas y una tercera) de este año.
Alain Arenas
27 abril 2016 22:31 Última actualización 28 abril 2016 5:0
Encontrar un quarterback, que sea la cara de la franquicia pocos lo pueden presumir. (Erick Retana)

Encontrar un quarterback, que sea la cara de la franquicia pocos lo pueden presumir. (Erick Retana)

Corría el año de 1999 y, después de dos temporadas con los Santos de Nueva Orleans, Mike Ditka, coach del equipo, consiguió ganar 12 juegos de 32 posibles. El entrenador, según publicó The Times-Picayune, quería revertir esa situación para la franquicia, por lo que le preguntó a los scouts sobre los mejores jugadores que estarían en el Draft, incluido el corredor de la Universidad de Texas, Ricky Williams. Ditka quedó sorprendido cuando escuchó los números del jugador en sus cuatro años de carrera como colegial (6 mil 279 yardas por acarreo y 72 anotaciones), así que decidió ir por él en la selección de ese año.

Para que Ditka eligiera a Williams, Nueva Orleans intercambió ocho selecciones futuras (las seis de 1999, más la de primera y tercera ronda del 2000) con Washington. Los Santos ascendieron del lugar 12 al quinto y así se quedaron con el corredor. Esa campaña sólo ganaron tres juegos y al término de ésta el coach fue despedido. Dos años más tarde, el equipo decidió intercambiar a Williams con Miami.

“Que los jugadores estrella en las universidades no rindan en la NFL se da por varios motivos: los primeros seleccionados llegan a equipos que son malos, la escuadra donde llegan casi siempre tiene un sistema diferente a comparación de cuando jugaban en la universidad y finalmente la velocidad en la que juegan en el colegial es muy inferior a la de profesional. Su carrera no depende de su éxito como colegiales”, explica Eduardo Varela, analista de futbol americano de la cadena ESPN.

Para el Draft 2016 que comienza hoy, los Carneros de Los Ángeles subieron del puesto 15 al uno, a cambio de cuatro selecciones colegiales (la primera ronda, dos segundas y una tercera) de este año. Según publica la NFL, el movimiento se debe a que quieren seleccionar a un quarterback. Jared Goff, de la Universidad de California, y Carson Wentz, de Dakota del Norte, son las dos principales opciones.

“Los Rams entregaron demasiado por la primera selección. Goff y Wentz no son para meterlos como titulares en los primeros partidos. El equipo tiene a Todd Gurley, un buen corredor, pero necesita de talento en la línea ofensiva que lo proteja. Jeff Fisher (entrenador de los Carneros) tuvo la experiencia de elegir al quarterback Steve McNair de la división II colegial (Draft de 1995) como ahora la tiene con Wentz. La diferencia entre ambos es que McNair tuvo más juegos como titular en la universidad (33) que Wentz (23), quien incluso fue reserva sus primeras campañas”, relata el analista.

Casos de quarterbacks que son seleccionados en la primera ronda y no funcionan en la NFL son comunes. En 1998 los Cargadores de San Diego dieron tres selecciones y dos jugadores a los Cardenales para elegir en el Draft a Ryan Leaf, quien fue una decepción y a los dos años de su llegada fue cortado por la organización. En 2013, los Pieles Rojas intercambiaron cuatro selecciones (tres de ellas de primera ronda) para elegir a Robert Griffin III, pero no terminó por convencer y en su tercer año lo dejaron como agente libre.

“Sea a quien elijan los Rams tienen una decisión importante. Si no llegara a rendir, el riesgo es grave porque es un mariscal de campo, el jugador más importante que tiene este deporte. Las consecuencias de esta decisión no sólo pueden abarcar este año, sino los siguientes. Encontrar un quarterback, que sea la cara de la franquicia pocos lo pueden presumir, y quien lo encuentra se convierte en un equipo protagonista”, añade Varela.