AFTEROFFICE
DEPORTES

Arturo Brizio, el 'justiciero' que expulsó a Zidane

Una jugada violenta del exfutbolista francés contra un jugador árabe, en la presentación de Francia en el Stade de France, marcó un parteaguas en el final de la carrera de Arturo Brizio, y derivó en una mejora generalizada en el nivel disciplinario de Francia 98.
Redacción
12 julio 2017 23:22 Última actualización 12 julio 2017 23:23
Brizio (Especial)

Brizio (Especial)

El 12 de junio de 1998 se jugó la Final de Francia 98, la Copa del Mundo que ganó el país anfitrión tras vencer 2-0 a Brasil. Días antes, y cuando se estaba por designar al silbante de dicho partido, un diario deportivo de dicho país, publicó un pequeño artículo llamado “El justiciero", que hablaba de un silbante con el récord de expulsiones en mundiales, apegado al reglamento y con tolerancia cero: Arturo Brizio.

El exarbitro mundialista y actual Presidente de la Comisión de Árbitros, recuerda que fue en dicho certamen cuando vivió uno de los momentos que marcaron su carrera y que le hicieron ganar el respeto del gremio: la expuslión a Zinedine Zidane en la presentación de Francia en el Stade de France.

El conjunto galo ganaba 2-0 a Arabia Saudita en un partido tranquilo y definido para el local, ya había habido una expulsión previa en el juego, para un futbolista árabe, cuando sucedió lo que pocos imaginaban.

De repente ahí Zidane se enreda en una jugada con un adversario, este cae al suelo y lo pisa en la nuca. Yo estaba muy cerca de la jugada, y sin pensarlo, expulsado

, contó Brizio en entrevista con Adela Micha.

“Ya cuando saco la roja me doy cuenta de que era Zinedine Zidane. Él se me queda viendo como diciendo ‘¿a mí me vas a echar?’, y pues ni modo, afuera hermano”, agregó en la emisión semanal de En EF y por Adela.


Brizio asegura que su educación arbitral no lo habría hecho dudar de la expulsión incluso de haberse percatado antes que se trataba de Zidane. Recuerda que cuando le cuestionaron sobre qué pensó cuando el actual entrenador del Real Madrid lo retó con la mirada, únicamente acertó a contestar que “era un tipo muy guapo”.

“Imagínate, el público enloquecido, la prensa enloquecida, pero afortunadamente la evidencia televisiva demostró que se trataba de una jugada violenta”, dijo.

Brizio Carter indicó que esa decisión marcó un parteaguas en el torneo, ya que tras la polémica expulsión, el nivel disciplinario vio una mejora generalizada.

La toma de decisiones de esa índole nunca fueron problema para Brizio, quien recuerda que en Estados Unidos 1994 tuvo que explulsar a un futbolista boliviano llamado Antonio Echeverri, quien únicamente jugó dos minutos del campeonato, tras ver la tarjeta roja.

“Lo echaron dos partidos, Bolivia no califica y él juega solo dos minutos. Fue una decisión complicada pero apegada al reglamento. Se me juzgó bien, me la pusieron buena”.