AFTEROFFICE
CULTURAS

Artefactos que emulan el sonido de la naturaleza

"Facto. Festival de artefactos sonoros" tendrá como conclusión un jam simultáneo de 100 piezas de arte sonoro este sábado en la Fonoteca Nacional.
Rosario Reyes
16 diciembre 2014 22:52 Última actualización 17 diciembre 2014 5:0
Arcangel Constantini, curador del festival "Facto", dedicado al arte del sonido.

Arcangel Constantini, curador del festival "Facto", dedicado al arte del sonido. (Cortesía)

La exploración sonora a través de la espacialización, la biosemántica -es decir, la manera en que el entorno genera sentido-, la escucha y el aprendizaje en un proceso creativo son ejes que hilvana el más reciente proyecto curatorial de Arcangel Constantini, que tendrá como conclusión un jam simultáneo de 100 piezas de arte sonoro este sábado en la Fonoteca Nacional.

El juego de palabras entre arte y facto (hecho) es el concepto central de Facto. Festival de artefactos sonoros que se realiza desde ayer en el recinto ubicado en Coyoacán, como parte del Festival Luces de Invierno del Conaculta.

En él, el curador pretende como creación orgánica final, emular a la naturaleza al hacer convivir una diversidad de sonidos para generar un ambiente.

“El proyecto parte de una investigación con otros artistas, en la que estoy conformando esta idea del artefacto sonoro”, concepto que abarca una pluralidad de fenómenos, desde materiales -al involucrar la confección de objetos funcionales-, errores de proceso que pueden ser percibidos de manera estética, o distorsiones intervenidas por los creadores con un fin de apreciación auditiva, explica.

Los mexicanos Gerardo García de la Garza, Leslie García, Juan Pablo Villegas, Kraatz, Julio Zaldívar y Juan José Rivas, así como el estadounidense Derek Holser, el artista Jorge Crowe, de Argentina; y Dalien Llermaly, de Chile, participan en esta iniciativa. Los 10 artistas impartirán talleres durante cinco días y diariamente, por las noches, se presentarán conciertos.

En estás clínicas los participantes aprenderán a hacer sus propios instrumentos y a interpretarlos. “También queremos enfocarnos al proceso de la escucha, no sólo al de generar el sonido, sino adentrarnos en lo que los otros están realizando”, advierte Constantini.

“Los artistas hacen una propuesta de un taller de artefactos autoamplificados (que tienen su propia bocina y amplificación) para 10 alumnos. Al final se juntarán 100 piezas y vamos a hacer un jam sonoro en los jardines de la Fonoteca; habrá un flujo de sonidos, como sucede en la naturaleza, pero con elementos artificiales”, precisa el artista autodidacta, quien de 2002 a 2006 coordinó el espacio de experimentación sonora del Museo Rufino Tamayo.

“Cada profesor desarrolló un dispositivo específico para crear cierto tipo de actividad sonora, desde una replicación de tornamesas, programación de circuitos, el uso de diapasones... es una variedad de sonidos en la que la premisa es que todos sean autoamplificados, que contengan su propio proceso de sonido”, agrega Constantini.

La entrada a los conciertos es libre y la sesión colectiva del sábado comenzará a partir de las 13:00 horas, en Francisco Sosa 383.