Arte entre frutas, verduras y abarrotes
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Arte entre frutas, verduras y abarrotes

COMPARTIR

···
After Office

Arte entre frutas, verduras y abarrotes

Realizados por artistas y trabajadores, 60 murales cubrirán ocho zonas de la Central de Abasto de la Ciudad de México para crear comunidad en un espacio de alto riesgo.

Rosario Reyes
20/12/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cuando el Sector de Frutas y Legumbres de la Central de Abasto se empezó a llenar de colores, el Hielos se acercó a los artistas mientras pintaban sus murales. Les dijo que quería ser parte del proyecto. Para entonces ya se habían distribuido los espacios a pintar, pero gracias a que el artista asignado al pasillo X canceló de último momento, el Hielos consiguió su sitio en la obra. Pintó, junto a tres locatarios, un grafiti que representa a los guerreros aztecas jaguar y águila, coronados por Tláloc, en un marco de frutas.

Aldo, otro de los trabajadores que realizó ese mural, dice que para él es muy importante que su hijo vea que él le ha dejado algo a la sociedad, comparte Itze González, coordinadora del proyecto Central de Muros, que contempla la realización de una serie de murales en el mercado mayorista.

“Si cada persona que pasa por la obra pudiera entender y sentir el orgullo de Aldo, tendríamos una sociedad totalmente distinta”, asegura la gestora de la agencia de cultura sustentable We Do Things.

Como parte del 35 aniversario de la Central de Abasto, recientemente se inauguraron 25 de los 32 murales de la zona de Frutas y Legumbres, donde comenzó el proyecto del Fideicomiso Central de Abasto y We Do Things.

,
1
 

 

Central de Abastos
,


Serán 60 murales los que cubran las ocho zonas de la Central. Creados por artistas nacionales y extranjeros, incluyen en su realización a locatarios y trabajadores como parte de un proyecto de arte social que busca crear comunidad en un espacio de alto riesgo de delincuencia, pues la Central de Abasto es el lugar del mundo donde se mueve más dinero en efectivo: 9 mil millones de dólares al año, según el Fideicomiso para la Construcción y Operación de la Central de Abasto de la Ciudad de México (FICEDA).

Los muros miden 20 metros de ancho por 6 y medio de alto y están identificados por la letra de los pasillos. De la I a la X ya están intervenidos. El último luce un esténcil de Banksy (una niña que suelta un globo en forma de corazón) con la leyenda “faltas tú en la Central”.
Hay quien espera que el misterioso artista británico se manifieste allí.

Con una inversión estimada en 4 millones de pesos la iniciativa artística, que se extiende en 7 mil metros cuadrados, continuará en febrero, cuando comiencen los trabajos en la zona de Abarrotes.

,

Estas pinturas de gran dimensión llaman la atención y generan una pausa en la jornada

,


Sebastián Romo, quien ha intervenido espacios públicos en Nueva York y Ámsterdam, colaboró con un grupo de siete locatarios de entre 17 y 44 años durante siete semanas en el comedor de la Central. “Hicimos un taller de composición y otro de estrategias de arte contemporáneo; hay un chico que estudió artes visuales, pero la mayoría no tenía estudios previos de arte y lo que me pareció sumamente interesante, fue cómo este mural pudo armonizar todos los intereses de cada uno de los participantes”, cuenta sobre su mural, Polinizadores, del pasillo K.

“Cuando viene la gente se toma un tiempo para ella misma, para reflexionar. Normalmente, el ritmo aquí es muy rápido, nadie se detiene para nada, y estas pinturas de gran dimensión llaman la atención y generan una pausa en la jornada”, dice Sofía Edith Garcés, joven cuyo rostro luce en un mural colectivo pintado en blanco y negro.

Pablo Frías, gerente de una tienda de básculas que también participó en el mural, asegura que estas obras no sólo cambiaron el aspecto de la Central, sino el ánimo de quienes trabajan y transitan por aquí. “Cambia a las personas, las enseña a respetar y a valorar lo que tienen”.

,
1
 

 

central de abasto
,


Lo que más le gusta es la idea de construir comunidad, concluye Sebastián Romo. “Al trabajar con gente que no conozco y abrir nuevos campos es cuando la creación artística se vuelve interesante”.

El artista japonés Kenta Torii fue el primero en terminar su mural, que comenzó a pintar el pasado 19 de septiembre. Estaba en un andamio a más de 6 metros de altura cuando sucedió el terremoto. Logró bajar y aguardó a que pasara el movimiento para volver a subir. Su obra se titula Dios jaguar del árbol mágico, y es una ofrenda que quiso dejar como protección al mercado.

“En su cultura, como en la nuestra, estas deidades o guerreros imaginarios que cuidan a las personas son muy importantes. La obra representa un dios y de su cola nace un árbol que da frutas y verduras; es un trabajo de detalle impresionante, Kenta tenía una disciplina muy estricta, llegaba a las 10 en punto y se iba a las 6 en punto; trabajaba todo el día, sólo bajaba para comer y se iba”, recuerda Itze González, quien desde hace más de 10 años realiza proyectos de interacción social, como el rescate del Parque México y el mercado de Michoacán, en la colonia Condesa.

,
1
 

 

Central de Abastos
,


En los dos extremos de la nave de Frutas y Legumbres hay puentes peatonales desde donde la vista es muy atractiva. A la estampa de cientos de personas en constante movimiento se suma ahora un paisaje mural.

Se ven por ejemplo, los clásicos letreros del mercado en gran escala, que la artista neoyorquina Scarlett reprodujo tras conocer al famoso diablero apodado el Haragán y a Su Majestad El Brody, quien desde hace 35 años tiene un puesto de carteles con frases como “Chulada”, “A güi güi”, “Ah, qué chido”, o “Si no compra frutas, váyase a la verdura”.

También luce la obra provocativa de la española Diana Bama, que a pesar de ser provocador, quien al pintar los senos de su personaje -una coneja con el sexo expuesto-, un par de trabajadores le dijeron que debería taparlos, porque eran “pornografía”.

En toda esta zona ya no hay basura, ni han vandalizado las obras, a pesar de que carecen de una vigilancia especial. Estos muros comienzan a ser parte de la identidad de la Central de Abasto.

,

Si cada persona que pasa por la obra pudiera entender y sentir el orgullo de Aldo, tendríamos una sociedad totalmente distinta

,