AFTEROFFICE
culturas

Armando Rosas ratifica su propuesta musical

El fundador de La Camerata Rupestre, Armando Rosas, deja en claro el tono de su propuesta musical con 'El oficio mío', su décimo álbum, que presentará en el Teatro de la Ciudad el próximo sábado.
Rosario Reyes
14 marzo 2017 19:12 Última actualización 14 marzo 2017 19:15
El cantautor formó parte del Movimiento Rupestre de los años 80. (Cortesía)

El cantautor formó parte del Movimiento Rupestre de los años 80. (Cortesía)

Con Tocata, fuga y apañón, Armando Rosas dejó en claro el tono de su propuesta. El tema, que da título a su primer disco, define la forma en la que consiguió mezclar su profesión como compositor y el oficio de narrar historias urbanas, en un tributo a la Ciudad de México.

“Siempre he trabajado con la canción y ésta me impulsa para otros lugares. Yo soy compositor graduado en la Superior de Música, tuve la fortuna de estudiar con el maestro Arturo Márquez y tengo siempre esa necesidad de hacer música de cámara, pero mis letras son absolutamente populares”, dice en entrevista.

Fundador de La Camerata Rupestre, que formó parte del Movimiento Rupestre de los años 80 (junto a artistas como el grupo La Nopalera, Rockdrigo González, Jaime López o José Elorza), Armando Rosas ha creado formas musicales como el Rhythm & Pango, que fusiona el blues y el huapango. La música clásica, el jazz, la trova o el rock, están presentes en su singular sonido.

En sus letras, menciona por ejemplo a un huachinango con faldas para describir a una elusiva mujer en 'La balada del pez', o se manifiesta a favor del ocio por decreto en su clásico 'Habrá tiempo'. Aquella 'Tocata, fuga y apañón' describe los tiempos de redadas policiacas.

ACUDA
¿Qué? Armando Rosas. El oficio mío
¿Dónde? Teatro de la Ciudad, Donceles 36, Centro
Horario: Sábado 25, 19:00 horas
Localidad: $450, $300, $220, $120

Hace más de 30 años que compone estas piezas sólo clasificables con sus propios términos musicales, aunque reconoce influencias de compositores como Mario Kuri Aldana o Eugenio Toussaint.

“Eugenio siempre tuvo un pie en la música popular y otro en la culta. Se mantuvo en el género del jazz, al tiempo que hacía excelente música de concierto. Gracias a ellos descubrí que esto es posible, mantengo como centro de gravedad la canción y de ahí me dirijo a hacer música de concierto, o para cine y sigo trovando. Así resolví esa aparente contradicción”.

Este sábado presenta en el Teatro de la Ciudad El oficio mío, su décimo álbum. De Ciudad Neza a Bélgica, la grabación del este disco pasó por varios puntos para encontrarse con los músicos que lo acompañan.

Comenzó en San Francisco, donde grabó las primeras maquetas con un productor estadounidense que ha trabajado con grupos como Los Cojolites. Llegaron hasta la preproducción, pero no lograron coincidir en sus agendas. Como ya tenía esos avances, el compositor decidió seguir, hasta terminar el álbum, producido por Javier Platas.

Del Axolótl Studio, del músico y productor Jorge Calleja en Ciudad Neza, pasó a Mérida, con la cantante Malena Durán. Después, el guitarrista de jazz José Luis Montiel, lo invitó a terminar la grabación en su estudio en Amberes.

Durante el largo recorrido grabó temas como la 'Suite bailabile', compuesta por tres danzas: Danza Zeferino, para el maestro de la marimba Zeferino Nandayapa; Vals peruano, para Mario Kuri Aldana y Balada Convite, dedicada a Eugenio Toussaint; Si falta fe, Al menos hoy y el que da título al disco, que presentará junto a las cantantes Malena Durán y Geo Meneses, el pianista Baldomero Jiménez, y el jaranero Santiago Rivera, entre otros.