AFTEROFFICE
culturas

Armando Manzanero: entre el bolero y el romero

El clásico romántico revela su pasión por la gastronomía y las tertulias. Recientemente se anunció que el cantautor publicará, junto con el chef David Cetina Medina, un libro de recetas familiares de cocina yucateca. Sin embargo, el autor de "Somos novios" desmiente este proyecto.
Rosario Reyes
09 junio 2015 23:50 Última actualización 10 junio 2015 5:0
Armando Manzanero comparte su pasión por el romanticismo, pero también por la cocina. (Édgar López)

Armando Manzanero comparte su pasión por el romanticismo, pero también por la cocina. (Édgar López)

El compositor honra a su natal Yucatán no sólo como precursor del romanticismo que han cultivado otros autores como Guty Cárdenas o Ricardo Palmerín. Su amor por la cocina es legendario y se dice que sus habilidades culinarias son tan destacadas como su lírica.

Recientemente se anunció que el autor de Somos novios publicará, junto con el chef David Cetina Medina, un libro de recetas familiares de cocina yucateca. Sin embargo, el propio Armando Manzanero desmiente este proyecto, aunque sí comparte su pasión por los sabores.

___¿Cómo se relacionan la comida y la conversación?
___Son dos de mis gustos. Pero tengo que decirle que con esta comunicación tan avanzada que tenemos, se ha perdido la tertulia a la hora de comer con la familia, en los cafés; todo el mundo anda completamente ajeno, conectado a sus aparatitos. Antes se charlaba en vivo y a todo color y es una gran pérdida, porque al conversar practica usted su idioma, encuentra la palabra idónea de lo que quiere expresar.

___¿De dónde viene su amor por la cocina?
___La gastronomía es algo de lo más maravilloso que hay, muy peligrosa en los últimos tiempos porque existe mucho blof, mucho cuento y mucha mentira al respecto y la verdadera se debe de mantener intacta, con esas recetas que las abuelas dejaron. Yo no creo que un mole deba llevar tamarindo, por ejemplo. Cuando se habla de gastronomía se está hablando de palabras mayores, de un tema inagotable y como México tiene una en cada región, pues aún más.

___¿Cómo va su proyecto del libro de recetas con el chef Cetina?
___No tengo ninguno, el día que yo saque un libro lo saco mío, qué necesidad tengo de recurrir a alguien. A lo mejor soy más viejo que Cetina, no lo conozco. Tal vez soy más viejo y sé más que él.

___Se publicó una nota al respecto...
___Ya sabe que la gente siempre está inventando proyectos, pero no tengo nada absolutamente.

___¿Cocinar se parece a escribir canciones?
___Por supuesto que sí, escribir canciones, cocinar, hacer ropa y cortar el cabello son las cuatro estrellas de esa cosa que llaman sensibilidad. Yo no puedo diseñar ropa de ninguna manera. Tampoco soy estilista. Cocinar y componer canciones, no sólo las domino; las ejecuto. El sábado tengo programado hacer una gallina en escabeche porque mi señora llega el viernes y la voy a agasajar.

___Su padre fue uno de los fundadores de la orquesta Típica Yucalpetén, el gusto y el talento por la música le vendrá por herencia, ¿será que su mamá le inculcó algo del amor por los fogones?
___Pues mi papá era muy afecto al marisco y mi mamá nunca dominó los pescados ni los mariscos, excepto el pulpo. Lo preparaba maravillosamente. Se comía muy bien en mi casa.

___¿A qué le sabe eso que llaman enamoramiento?
___Eso no se puede comparar con nada. El enamoramiento está desde que uno nace, desde que uno despierta, entre sueños. Por algo existen canciones que hablan de sueños. Pero ojo, al decir enamoramiento no se trata nada más de la pareja. Estoy enamorado de mi ropa, la cuido mucho, de mis matas, de mi casa, estoy enamorado de todo lo que me rodea.

___¿Con qué se adereza la pasión?
___Con algo que se llama constancia, con buenos ojos, buen olfato y buen paladar.

___¿Con qué se quita el mal sabor del desengaño?
___No se quita nunca, perdura. Uno aprende a vivir con él.

___¿Qué sabores prefiere cuando está contento?
___Soy un poco traidor al respecto. Cuando estoy con mi señora y tenemos que conversar, convivir emocionalmente, pues ahí sí me tomo una champaña, aunque le haga daño a mi diabetes, pero me encanta ese sabor. Y cuando voy a comer mole tengo que tomar tequila, a como dé lugar.

___¿Y si se siente triste, qué le gusta cocinar?
___Soy un señor muy feliz. Mis tristezas duran veinte minutos, así que no alcanza el tiempo para cocinar nada.

___¿Cómo sabe que mezcló los ingredientes exactos para una buena canción?
___Cuando la reviso muchas veces y no me arrepiento de ninguna palabra. Yo no suelto una canción hasta que no esté seguro, quién sabe cuántas canciones no tiraré y desperdiciaré porque no me saben, no me va a importar si al público le gustará o a equis persona le parece, me importa si me sabe bien a mí.

___¿Cuál es su sabor preferido, a propósito de las canciones?
___Me gustan todas, yo soy muy afecto a los tangos, lo que pasa que oigo tres de cada una, no soportaría dos horas de tango, como no soporto dos horas de un solo cantante. Esa palabra, aleatorio, en lo que respecta a la tecnología, me encanta, porque oigo a uno, a otro, otro tipo de música.