AFTEROFFICE
deportes

Arizona sólo puede presumir la grandeza de su estadio

El estado de Arizona buscará ser nuevamente una sede digna del "Súper Domingo", tal y como fue en las temporadas de 1995 y 2007, cuando celebró las ediciones XXX y XLII, respectivamente. El estadio de la Universidad de Phoenix, una joya en el desierto, albergará la final de la NFL por segunda ocasión.
Alfonso Mancilla
26 enero 2015 22:57 Última actualización 27 enero 2015 16:10
Abrió sus puertas el 1 de agosto de 2006, presentándole al mundo un novedoso complejo con techo retráctil y aforo para 72 mil espectadores. (AP)

Abrió sus puertas el 1 de agosto de 2006, presentándole al mundo un novedoso complejo con techo retráctil y aforo para 72 mil espectadores. (AP)

El domingo 1 de febrero de 2015 no sólo los Halcones Marinos de Seattle y los Patriotas de Nueva Inglaterra harán historia al definir al ganador del Super Bowl XLIX, sino también el estadio de la Universidad de Phoenix, que albergará la final de la NFL por segunda ocasión (tercera para el estado de Arizona).

La alegría que dicho acontecimiento significará para el conocido como el “El más Oeste de los estados del Oeste” contrastará con la fortuna que han tenido los equipos profesionales con sede ahí.

El dato es auténticamente árido: de las 107 temporadas que han disputado entre los Soles (NBA), Cardenales (NFL), Coyotes (NHL) y los Diamantes (MLB), Arizona sólo ha celebrado un campeonato, el obtenido por el equipo de beisbol en 2001 tras vencer a los Yanquis de Nueva York.

Es por esto que Arizona buscará, por lo menos, ser nuevamente una sede digna del Súper Domingo, tal y como fue en las temporadas de 1995 y 2007, cuando celebró las ediciones XXX y XLII, respectivamente.

Fue en la edición correspondiente a 2007 cuando los Patriotas, que regresan para esta ocasión como monarcas de la Conferencia Americana, perdieron la oportunidad de terminar la segunda temporada invicta en la historia, pues cayeron sorpresivamente contra los Gigantes de Nueva York. Fue ésta también la primera ocasión en que el estadio de la Universidad de Phoenix abrió sus puertas para el partido por el título de la NFL.

La tradición de este estado como sede de grandes eventos deportivos de futbol americano encuentra otro importante referente en el Tazón Fiesta, correspondiente a la NCAA, el cual comenzó a disputarse ahí en 2006.El próximo partido por el campeonato del futbol americano colegial estadounidense tendrá su sede en este lugar el 11 de enero de 2016.

UNA JOYA EN EL DESIERTO
Una de las razones por las que Arizona ha podido albergar dichos compromisos fue la construcción del estadio de la Universidad de Phoenix, la cual comenzó el 12 de abril de 2003.

Abrió sus puertas el 1 de agosto de 2006, presentándole al mundo un novedoso complejo con techo retráctil y aforo para 72 mil espectadores. El inmueble está valuado en 455 millones de dólares.

La parte más novedosa del diseño del complejo es la facilidad para albergar eventos de futbol americano, basquetbol, futbol o rodeos.
El campo representa una de sus grandes ventajas, pues puede ser desplazado fuera del estadio gracias a un mecanismo que costó 18.9 millones de dólares.

Permanece afuera cuando no hay partidos de futbol americano o futbol, lo cual significó que fuera el primero de ese tipo en Estados Unidos. El proceso para que el campo sea desplazado fuera del estadio tarda, aproximadamente, 70 minutos.

Por si este lujo fuera poco, también está el moderno domo retráctil del estadio de la Universidad de Phoenix, el cual está compuesto por dos gigantescos paneles que tardan alrededor de 10 minutos en abrirse o cerrarse.

HABLANDO DE CIFRAS
El complejo deportivo que alberga al estadio de la Universidad de Phoenix permitió una notable actividad económica para Arizona.
Si bien el estado invirtió 300 millones de dólares en la construcción del inmueble, la creación de tres mil 500 empleos durante la obra, trajo 400 millones de dólares a Phoenix.

En consecuencia, el valor de los equipos de la región aumentó. Actualmente, se calcula que los Cardenales, de la NFL, contribuyen a la economía local con 150 millones de dólares anuales. La celebración del Fiesta Bowl produce 140 millones anuales de ganancia, mientras que el BCS National Championship Game, organizado en 2011, aportó 188 millones más.

En 2007, se estima que el estado y el gobierno local invirtieron 3.4 millones de dólares en la organización del Super Bowl, con una ganancia aproximada de 1.2 millones de dólares. Y aunque para este año la cifra estima ser más conservadora respecto al gasto para la organización del partido, Arizona también espera que las ganancias se eleven.

estadioarizonaweb