AFTEROFFICE
ESPECTÁCULOS

Argentina no está como para conciertos de Maná


Agencias
30 enero 2014 19:41 Última actualización 30 enero 2014 19:44
Maná recibió 360 mil dólares por participar en el Festival de Villa María, Argentina. (Archivo)

Maná recibió 360 mil dólares por participar en el Festival de Villa María, Argentina. (Archivo)

Buenos Aires.-  Con miles de fans felices y enardecidos, Maná se presentó hoy en Villa María, Argentina, para inaugurar el festival de esta ciudad. Sin embargo, algunos medios de comunicación locales y dirigentes políticos de oposición no se mostraron tan contentos, pues aseguran que el gobierno de esta localidad pagó a la banda mexicana 360 mil dólares, justo en uno de los peores momentos de la economía argentina en muchos años.

Las críticas se centraron en el alcalde de Villa María Eduardo Accastello, quien milita en el partido de la presidenta Cristina Fernández.

Grupos sociales y medios de comunicación lanzaron la siguiente pregunta al gobernante: ¿cómo adquirió dinero del fisco para pagar esa enorme suma a Maná justo cuando el país se encuentra en una severa crisis económica?

Algunos aseguran que la facilidad con que Accastello extrajo 360 mil dólares de las arcas argentinas tiene que ver con su cercanía a la presidencia, lo cual consideran como "un privilegio por su filiación política".

Según fuentes cercanas al asunto, el gobierno de Villa María pagó por anticipado a todos los artistas de este festival, entre los que se encuentran afamadas agrupaciones y solistas como La Orega de Van Gogh, Dyango, Marco Antonio Solís, Alex Ubago, Carlos Baute y Julieta Venegas.

Los artistas extranjeros que visitan Argentina, refirieron, exigen el pago anticipado y en una cuenta en el exterior, justamente por las dificultades cambiarias que hay en el país sudamericano.

"Este caso nos parece obsceno. Realmente es un despropósito, más que un festival de peñas, es un festival de dólares", denunció el concejal de Villa María Darío Capitani, del opositor Propuesta Republicana (PRO), fuerza de centro-derecha liderada por el actual alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, un duro crítico de las políticas de la presidenta Fernández y aspirante a sucederla en 2015.

Mientras tanto, los integrantes de Maná optaron por no hacer comentarios al respecto y se limitaron a agradecer al público argentino la calidez con que, dijeron, fueron recibidos.