AFTEROFFICE
culturas

Aquella mañana en la que nació la sociedad civil

La cinta "7:19", de Jorge Michel Grau, recrea el terremoto del 19 de septiembre de 1985 en la Ciudad de México, desgracia que cambió a la capital para siempre. Y que produjo el despertar de la sociedad civil y crítica.
Rosario Reyes
19 septiembre 2016 21:44 Última actualización 20 septiembre 2016 5:0
Bichir comparte elenco con Héctor Bonilla en una cinta en la que los escombros se convierten en protagonistas de la trama. (Cortesía)

Bichir comparte elenco con Héctor Bonilla en una cinta en la que los escombros se convierten en protagonistas de la trama. (Cortesía)

Como alegoría de la descomposición social, la cinta 7:19, de Jorge Michel Grau, recrea el terremoto del 19 de septiembre de 1985 en la Ciudad de México, desgracia que cambió a la capital para siempre. Y que produjo el despertar de la sociedad civil y crítica.

“No recuerdo un momento peor que ahora. Con Fox era el desconcierto total, pero ahora es el descaro, la prepotencia, el abuso, la perversidad, todos los días nos enteramos de algo nuevo, desvíos, la compra de una casa blanca, aviadores en puestos públicos; no hay descanso en la corrupción política de este país”, asegura.

Tras cinco años de preparación, la cinta llega a salas comerciales el próximo 23 de septiembre. Antes tendrá dos funciones en Tlatelolco (donde se ubica la trama); la premiere de ayer y una función pública hoy. Protagonizada por Demián Bichir y Héctor Bonilla, quienes interpretan a dos hombres de clases sociales opuestas, y pasan la mayor parte de la historia entre los escombros. Un reto para el director, quien padece claustrofobia.

“El diseño sonoro pretende que el edificio sea un personaje más, que vaya narrando todo lo que no vemos”, explica. El director destaca cómo en 1985 el gobierno de Miguel de la Madrid minimizó la tragedia. “Salió a decir ‘no pasa nada, el Mundial de 1986 viene pronto y no nos pueden ver descalzos’, pero nos estábamos muriendo, porque no había protocolos de seguridad, sistemas de rescate. La política en ese momento era atroz y la sociedad civil reaccionó, se coordinó y sacó adelante a la ciudad”, destaca.

Han cambiado las cosas, sin embargo. “Tenemos la capacidad de exigir, dar un viraje porque no estamos en buena ruta y la colisión es inminente, la prepotencia es inaudita. Creo que nos hizo un gran daño la confrontación en el cambio de poder PRI-PAN, luego de Fox a Calderón y todas las campañas para desprestigiar al oponente, tiene que ver mucho con que estemos tan polarizados, no podamos llegar a acuerdos, no sepamos disentir sin ofender, ni entender que hay otras opciones”.

En el 85 la sociedad se organizó para reconstruir la ciudad. “Había que coordinarse, ahora la moda es pelearse en redes sociales y uno cree que es activo mandando tuits, pero hay que dar el siguiente paso, ir a marchar, confrontar, exigir, hacer que la Ley 3de3 pase, etcétera. No lo quiero decir de esta manera, pero sólo un evento como el terremoto va a hacer que despertemos”.

El terremoto fue una tragedia, pero actualmente también vivimos en un entorno muy complicado, concluye. “Vamos sumando, desde Acteal, Atenco, San Fernando, los 43, los 72 mil desaparecidos, el excesivo uso de la fuerza militar. No sé qué tenga que pasar para que la gente diga ya basta, y no hablo de un movimiento militar, sino de una coordinación, de un activismo social que haga que la gente sepa cuáles son sus derechos y sepa qué cosas puede exigir”.

>