AFTEROFFICE
culturas

Apocalipsis y carnaval, los 'funerales preventivos' de Villoro

Juan Villoro presentó en la FIL de Guadalajara "Funerales preventivos", libro en el que el trazo de Naranjo dialoga con su prosa en una serie de fábulas kafkianas.
Mauricio Mejía
03 diciembre 2015 21:21 Última actualización 04 diciembre 2015 5:0
“Hay una cosa que es muy grave para cualquier país, que es la crisis de las expectativas”, afirma Juan Villoro. (Cortesía Fil de Guadalajara)

“Hay una cosa que es muy grave para cualquier país, que es la crisis de las expectativas”, afirma Juan Villoro. (Cortesía Fil de Guadalajara)

Juan Villoro tiene la cualidad de romper la ecuación distancia-velocidad-tiempo. Los 200 metros que separan a la entrada de la FIL con el estudio de El FINANCIERO BLOOMBERG pueden recorrerse en un minuto. Pero si se camina al lado de este enorme escritor, el acumulado puede llegar a la media hora porque los fanáticos de su obra le van deteniendo para la selfie, para la foto, o para la firma del libro recién comprado. Generoso, el autor de La casa pierde no hace gesto alguno de desagrado, aunque las paradas le compliquen la agenda de entrevistas, de presentaciones de libros o de ponencias sobre la literatura mexicana. Villoro es querido, entre otras cosas, por eso: el lector es su primera y última excusa. Lo persiguen los fans del futbol, las jóvenes de la prepa o los hombres y mujeres maduros que le siguen como una punta moral de este México al borde del área grande del abismo.

___Va a presentar aquí un libro del caricaturista Naranjo, uno de los signos más éticos que tiene el periodismo en México...
___Sí, Rogelio Naranjo es una leyenda de la caricatura en el país, un gran comentarista de todos los desastres que hemos tenido. Yo creo que México tiene recursos naturales muy renovables y por desgracia uno de ellos son los errores de los políticos, y él ha encontrade en los políticos una especie de musas furibundas que lo estimulan a reaccionar con el sentido del humor. Hicimos un libro juntos que se llama Funerales preventivos, que recoge buena parte de su trayectoria. Recogerla toda sería imposible porque ha hecho más de 13 mil cartones -lo cual se dice fácil tomando en cuenta el grado de tabajo que pone en todos ellos-, y yo reaccioné ante ciertas series de dibujos que fui escogiendo, con fábulas políticas. Muchas veces se dice que México es un país donde Kafka sería un autor costumbrista, entonces me quise valer de este principio para demostrar que, en efecto, si yo analizo la realidad a partir de las caricaturas de Naranjo, lo único que puedo hacer es escribir fábulas kafkianas sobre nuestra política.

No solamente hay una escasez de soluciones por parte de los políticos en el poder, sino también hay una escasez de propuestas de esperanza

___¿Cómo ve el estado de ánimo de los mexicanos? ¿Cómo siente al país?
___México es un país muy curioso: nos quejamos mucho y al mismo tiempo nos encanta el jolgorio y el relajo; este es un país en donde se alternan fácilmente el carnaval y el apocalipsis, lo mejor y lo peor ocurren y la gran sorpresa es que muchas veces ocurren al mismo tiempo; tenemos un país sumido en la injusticia, en la violencia, en la falta de la legalidad y en la impunidad, lo cual es gravísimo, pero al mismo tiempo tenemos una comunidad muy rica que se articula en torno a las fiestas, la gastronomía, los lazos familiares, el arte y la cultura. La Feria (del Libro) de Guadalajara es una muestra de este convivio en donde se comulga en favor de la cultura de una manera absolutamente vital, entonces, tenemos estos dos contrastes.

___ Este momento político tan difícil, ¿qué tanto afecta el estado de ánimo del que habla? Tres años de la administración de Peña Nieto, ¿qué balance le dan?
___ Hay una cosa que es muy grave para cualquier país, que es la crisis de las expectativas: no solamente necesitamos tener una realidad que sea cada vez más satisfactoria, sino necesitamos tener expectativas, pensar que la esperanza es posible para cambiar las cosas. Cuando el PRI gobernaba -durante 71 años, tú, por cierto, me hiciste una entrevista que titulaste con una frase que yo había dicho: “Estábamos mejor contra el PRI”, y esta frase tenía que ver con el hecho de que cuando el PRI gobernaba como partido único, había la esperanza de que una alternancia cambiaría las cosas. Concebir un proyecto que pudiera ser encabezado por alguien como, por ejemplo, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en el 88, con la elección que le robaron, nos daba una ventana de esperanza, aunque la realidad fuera injusta y aunque eso fuera invalidado. El gran problema que veo hoy en día es que la realidad está muy mal y es muy difícil encontrar un discurso alterno, una salida, y eso es lo que creo que está muy grave: no solamente hay una escasez de soluciones por parte de los políticos en el poder, sino también hay una escasez de propuestas de esperanza.

___El Barcelona: de repente pensamos que ya se agotó, pero se reinventa, se reinventa y justo contra el Madrid...
___Sí, fue un clásico ejemplar para el Barcelona, un poco loco porque fallaron muchos goles, también el Madrid falló algunos, pero claramente fue un partido dominado por el equipo blaugrana. Está bien el Barcelona de Luis Enrique. Bueno, teneniendo a Luis Suárez, a Neymar y a Messi, la única duda que podría uno plantearse es si todos estos genios pueden estar juntos, es decir, si no van a tener la inevitable condición del crack que es jugar para su propio equipo y no para los demás, pero se han ensamblado maravillosamente y con eso, pues es un equipo casi imparable. Hay dos equipos que me están gustando mucho en la liga europea: el Barcelona y el Bayern de Pep Guardiola, que también tiene su dosis de barcelonismo.