AFTEROFFICE

Ángeles Mastretta lanza "La emoción de las cosas"

12 febrero 2014 4:20 Última actualización 22 mayo 2013 18:1

 [Cuartoscuro] La autora recalcó que en el libro se pregunta si podría volver a escribir otra obra. 


Notimex
 
La escritora mexicana Ángeles Mastretta afirmó hoy aquí que su nueva obra "La emoción de las cosas" es "un libro de memorias y emociones", pero también de algunas tristezas y sus pasiones.

En un acto en Casa de América, la autora presentó el ejemplar (editado por Seix Barral) y aclaró que no es solamente un libro de momentos tristes, sino también de experiencias "y de convocar a la emoción".

Acompañada del escritor español Javier Moro, explicó que al referirse a las narraciones de tristeza o de pérdida de seres queridos "es un llamado a la esperanza, de cuando se cree que alguien querido muere ya no se sobrevive a esa persona, pero la vida sigue".

"Uno se levanta a pesar de la tristeza, la vida empieza y desaparece la tristeza. La vida te alivia de haber vivido", señaló.

La autora recalcó que en el libro se pregunta si podría volver a escribir otra obra, lo que consideró como un proceso que le pasa a muchos escritores, y que en su caso es debido a que por momentos la literatura queda por debajo de otras pasiones.

Apuntó que si llegara el momento en que por alguna razón no pudiera volver a escribir "no moriría por eso", aunque reconoce que ella no sería la persona que es hoy ni viviría como hoy si no es porque ha escrito.

"Cuando uno escribe lo que quiere es contar una experiencia. Escribir es como un juego, es escribir jugando, evocando y convocando", mencionó.

Mastretta aclaró que en su caso relee mucho lo que escribe, porque no quiere escribir del mismo modo que habla, por lo que "hay una ratificación para que las cosas no parezcan deliberadas, un artificio" durante el proceso de su escritura.

Sobre el viaje que narra al norte de Italia siguiendo los rastros de su abuelo, y posteriormente los de su padre, indicó que en un principio sí trató de escribir una novela con esa historia, pero desistió y por eso algunas de las narraciones comienzan como si fuera una novela.