AFTEROFFICE
deportes

Andy Murray va a la final del Abierto de Australia

El tenista escocés Andy Murray, se colocó por cuarta vez en su carrera en la final del Abierto de Australia, tras acabar con la participación del checo Tomas Berdych por 6-7, 6-0, 6-3 y 7-5.
Agencias
29 enero 2015 14:20 Última actualización 29 enero 2015 14:23
Murray se enfrentará al vencedor de la semifinal que disputarán mañana Novak Djokovic y Stanislas Wawrinka. (Reuters)

Murray se enfrentará al vencedor de la otra semifinal que disputarán mañana el serbio Novak Djokovic y el suizo Stanislas Wawrinka. (Reuters)

MELBOURNE.- El escocés Andy Murray se sobrepuso este jueves al arrebatador comienzo de partido del checo Tomas Berdych para clasificar a su cuarta final del Abierto de Australia con una victoria por 6-7, 6-0, 6-3 y 7-5.

Murray se enfrentará en la última instancia del torneo al vencedor de la semifinal que disputarán el viernes el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, y el defensor del título, el suizo Stanislas Wawrinka.
Esta es la primera final de Grand Slam que jugará Murray desde que venció a Djokovic en Wimbledon 2013, y la octava de su carrera.

"Obviamente quedé decepcionado al perder el primer set", dijo Murray en una entrevista en la cancha. "Pero empecé a sentirme mejor y a hacer mi juego, y fui agresivo en el segundo set".

Berdych cedió sólo dos puntos en sus primeros cuatro juegos con su servicio, antes de que Murray comenzara a afirmarse en el partido. Sin embargo, el escocés arrasó con Berdych en el segundo parcial en sólo 30 minutos, en el primer set que el checo perdía este año en Melbourne Park.

El escocés luego rompió el saque de su rival en el sexto juego del tercer set, cuando Berdych perdió una ventaja de 40-0, tomando el control de un partido en el que el checo se veía claramente fatigado.

El checo se recuperó un poco en el cuarto set y tuvo dos puntos de quiebre en el sexto juego, en sus primeras oportunidades para quebrar desde el primer set, pero Murray mantuvo la calma y se quedó con el juego. El escocés quebró el saque de Berdych en el undécimo juego y sirvió posteriormente de gran forma para asegurar su lugar en la final.