AFTEROFFICE
DEPORTES

Andy Murray, ¿británico o escocés?

La posible independencia de Escocia traerá consigo una serie de problemas en el mundo del deporte. El tenista escocés Andy Murray, por ejemplo, podría ya no jugar más para el equipo de Gran Bretaña. 
Bloomberg
13 septiembre 2014 17:51 Última actualización 14 septiembre 2014 11:33
Murray dio un paso más en su intento por defender el título al vencer al sudafricano Kevin Anderson por 6-4, 6-3 y 7-6. (Reuters)

Andy Murray es un ícono en el tenis británico. (Reuters)

El campeón olímpico de tenis Andy Murray es escocés cuando pierde y británico cuando gana, o por lo menos ésa es la broma habitual en Wimbledon.

Si Escocia vota a favor de la independencia el 18 de septiembre, el primer campeón de Gran Bretaña en singles de Wimbledon en 77 años podría no llevar la bandera de la unión durante mucho más tiempo.

Murray y otros escoceses ganadores de medallas de oro, tales como la campeona de remo Heather Stanning, podrían competir contra sus excompañeros de equipo en las Olimpíadas de Río de 2016. Su ausencia podría quitar al equipo olímpico británico de los tres primeros puestos en lo relativo a medallas.

“Es una parte importante de las medallas de Gran Bretaña, y sin duda se los va a echar de menos”, dijo en entrevista James Allen, jefe de políticas de la Alianza de Deportes y Recreación. El grupo representa a más de 300 entidades deportivas, entre ellas la Asociación de Futbol, Atletismo de Gran Bretaña y Remo Británico.

Si bien los atletas escoceses constituyeron el 10 por ciento del equipo británico en Londres 2012, ganaron la quinta parte de las medallas. De las 13 preseas que se llevaron los competidores escoceses –entre ellos el ciclista Chris Hoy-, siete fueron de oro, lo que catapultó al equipo olímpico británico al podio detrás de Estados Unidos y China con un récord de 65 medallas. Si Escocia hubiera competido en Londres como país independiente, habría alcanzado el lugar 12 sobre la base de las medallas de oro ganadas.

ENCUESTAS DE OPINIÓN


Las encuestas indican que la votación de la semana próxima será muy pareja. La campaña favorable a la unión Better Together tiene una ventaja de 4 puntos porcentuales –excluidos los votantes indecisos– y cuenta con un 52 por ciento de votantes que se oponen a la independencia, mientras que 48 por ciento apoya la escisión, según una encuesta de YouGov Plc para los diarios Times y Sun. Una encuesta de la misma compañía indicó la semana pasada que por primera vez el había pasado al frente, lo que desencadenó una declinación en los mercados financieros.

Un informe del Grupo de Trabajo sobre el Deporte Escocés que se publicó en mayo concluyó que “no hay impedimentos importantes ni evidentes” para que una Escocia independiente obtenga acreditación olímpica para Río 2016.

Según el informe, que recopiló Henry McLeish, un ex primer ministro escocés que fue futbolista profesional, los atletas podrían optar entre competir por Escocia o por Gran Bretaña si fueran ciudadanos de dos o más países.

Sin embargo, el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional, Craig Reedie, declaró la semana pasada al diario The Observer que sería “muy difícil” que un flamante equipo olímpico escocés compitiera en Río por cuestiones de tiempo.

La fecha fijada para una posible independencia de Escocia es marzo de 2016, y las Olimpíadas de Río comienzan en agosto.