AFTEROFFICE
buena vida

Amor: experiencias románticas y caprichos

Paseos en globo aerostático, yate o helicóptero son parte de las opciones que Volopapilio ofrece para sorprender a la pareja en un día inolvidable. La empresa ofrece más de 100 experiencias que se adaptan a distintas circunstancias y necesidades.
Myrna I. Martínez
26 mayo 2014 23:24 Última actualización 27 mayo 2014 5:0
No hay quien se resista a una cena romántica en el interior de una mansión decorada y mayordomos de guante blanco. (Cortesía)

No hay quien se resista a una cena romántica en el interior de una mansión decorada y mayordomos de guante blanco. (Cortesía)

Convertir un momento especial en una superproducción con todo y final de telenovela, que cualquier protagonista de una chick flick envidiaría, es posible si se acerca a los especialistas de experiencias románticas de Volopapilio.

Al agendar una cita, un productor escuchará su historia, se convertirá en el cómplice de la sorpresa y creará una especie de guión cinematográfico, con inicio, clímax y desenlace, que se adapte a sus necesidades, pero, principalmente, que materialice su sueño. Cada detalle, incluyendo la música, está meticulosamente pensado para lograr el efecto deseado, ya sea lograr una reconciliación o asegurar el sí en una propuesta de matrimonio.

La firma mexicana surgió hace más de seis años cuando el empresario Enrique Papilio estaba pasando por dos momentos difíciles: el quiebre de su compañía de computadoras (Compu Price) y un divorcio.

“En la aventura empresarial anterior nos dimos cuenta que la gente reaccionaba bien a los temas emotivos y que se disparaban las ventas cuando se involucraban en la comunicación en televisión, pero es difícil vender computadoras”, explica Papilio.

“A este descalabro empresarial se junta con uno personal-emotivo y entonces surge la idea de crear una compañía que una familias, que haga momentos de alto nivel, pero focalizados a un tema romántico-familiar”.

Como no existía ningún producto similar en el mercado, Papilio creó su propio modelo y lo segmentó: el mercado del romanticismo en eventos de alta (entregas de anillo, reconciliaciones, embarazos), media (aniversarios) y baja (detalles) trascendencia.

No hay quien se resista a un vuelo en helicóptero que culmine en un picnic al pie de los volcanes, mientras un saxofonista ameniza la mañana; una cena romántica en el interior de una mansión decorada con Versace, con mayordomos de guante blanco, trío de cuerdas y cocina de autor, o un paseo en yate que finalice con un juego de pirotecnia.

“Una de las experiencias más emotivas que he visto fue cuando uno de nuestros clientes le organizó a su papá una cena en la que le regaló un libro con su historia, con los buenos y malos momentos. Fue muy conmovedor”, recuerda el directivo.

Actualmente, Volopapilio ofrece más de 100 experiencias que se adaptan a distintas circunstancias y necesidades, pero todas con el objetivo de sorprender y conmover. Los de mayor trascendencia no bajan de los 800 dólares, pero lo valen, ya que se puede contratar una cena privada en una mansión de lujo en el DF, Guadalajara, Monterrey, o en el interior de un acuario; paseos en yate (Cancún y Acapulco) o en globo aerostático; o realizar distintas rutas de vuelo en helicóptero, que pueden incluir una manta gigante con un mensaje que se puede ver desde las alturas.

“Nosotros no vendemos un viaje o un vuelo, sino una experiencia completa. No es lo mismo llegar a un hotel donde te reciba un mayordomo y te sirvan una cena donde rompan las olas y haya pirotecnia. No es lo mismo cenar en un zoológico con vista a las barrancas de Huentitán o que te cante Carlos Cuevas”, concluye Enrique Papilio.

Pero si lo que se busca es simplemente dar un regalo, también ofrecen momentos, o detalles, desde 100 dólares, como la entrega de una orquídea con una crisálida a punto de ser mariposa.