AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Amistad es... una fiesta para cocinar

El concepto de 'Cooking Parties' llega a México para mejorar las relaciones entre amigos, familiares y compañeros de trabajo,
a través de la cocina.
Lizbeth Hernández
14 noviembre 2017 21:28 Última actualización 15 noviembre 2017 5:0
cocinar

(Cortesía)

Las mejores fiestas siempre terminan en la cocina. Piénselo y caerá en cuenta que así es. Se trata de un lugar íntimo al que sólo los más cercanos tienen acceso VIP. Extender una buena conversación, acompañarla de café recién hecho, una copa de vino o, en el mejor de los casos, el recalentado, es una cortesía que se tiene con unos cuantos.

Vivir esa experiencia y enriquecerla con clases de cocina a las que se puede invitar a amigos es el éxito de las cooking parties, reuniones que se popularizaron en Europa y cuyo único fin es poner en práctica sus habilidades en la preparación de platillos y pasarla bien. De reciente apertura, Sobremesa es un concepto que ofrece esa posibilidad en México.

Sus fundadoras, Micaela Miguel y Lucía Benítez, no son chefs profesionales, pero la cocina las sedujo y es su pasatiempo favorito. Micaela se encarga de la organización, coordinación y supervisión de servicio en varios restaurantes, mientras que Lucía prefirió estudiar marketing, pero terminó dando clases de cocina a sus amigos.

1
 

 

cocinar


Ambas están empeñadas en dar a conocer su concepto en el que se llega a convivir, disfrutar y después comer como si se estuviera en casa.
“Se diseñan reuniones de 5 a 10 persones en las que uno o dos chefs guían la clase en la que se preparan tres tiempos y después todos comen, traen su propio vino y disfrutan en el comedor y en la cocina de la casa”, explica Lucía.

“Les preparamos botanas, cada quien trae sus bebidas, cocinamos juntos y tenemos meseros que los atienden”, añade Micaela.

Celebraciones como cumpleaños, sesiones de integración para equipos de trabajo, además de encuentros con amigos son ocasiones ideales para armar una cooking party.

Otros factores que hacen la experiencia disfrutable es que nadie tiene que recoger, ni lavar un solo plato. Al momento en que los invitados llegan, todos los ingredientes están lavados y desinfectados, y el tiempo de la experiencia se puede negociar como usted lo desee.

1
 

 

cocinar


Se llega a una casa construida en 1915, que se ubica en el número 135 de la calle de Puebla, en la colonia Roma. No hay anuncios, se tiene que tocar el timbre para entrar, subir las escaleras, cruzar el patio central y llegar a la cocina. El mobiliario y la ambientación vintage suman para crear un ambiente cálido y acogedor.

A manera de sala, hay un par de sillones para quienes deseen descansar; el comedor de madera es para 10 comensales y está adornado con flores, desde ahí se puede apreciar la cocina en la que se desarrollan la mayoría de las acciones. Todos los espacios de la casa se pueden rentar para cualquier tipo de celebración.

1
 

 

comida


“La cooking party se puede tomar con nosotras o con algún otro chef, sólo es cuestión de acordarlo; ya hay opciones para seleccionar o se pueden crear a gusto del cliente”, comenta Micaela.

También se ofrecen talleres de cocina para niños, de platillos internacionales, tailandeses y mexicanos, además de panadería, mixología y hasta de arreglo de flores.

Hay clases con los mejores chefs del país, como Mónica Patiño, Eduardo García y Elena Reygadas, quienes a partir de enero entrante se suman a la iniciativa Reconstruyendo Mx. Ellos donarán su trabajo a fin de recaudar más dinero para ayudar a los damnificados del 19-S y mediante clases temáticas guiarán a cocineros expertos e inexpertos. El precio por persona, tanto para las cooking parties como para las clases y talleres, puede variar, entre 850 y mil 200 pesos.

Consulte fechas y horarios en www.sobremesa.mx.